CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

07 mayo 2017

PELVIS (Conflictos emocionales que pueden afectarle)




Cavidad del esqueleto situada en la parte inferior del tronco, formada por los huesos coxales, sacro y cóccix.  

La pelvis es la estructura ósea que está en estrecho vínculo con el útero. Por tanto, los problemas de la pelvis estarán interconectados con los de dicho órgano.

La pelvis está relacionada con la reproducción y la sexualidad.

En el 60% de los casos existe la creencia de que “no soy bueno en el sexo”.

En el 20% de los casos puede hacer referencia a que “no puedo gestar, aceptar, recibir, cuidar, proteger, a un recién nacido”.

En el 20% restante puede deberse a que “mi vida sexual está fuera de la norma”.

Conflicto de desvalorización sexual.

Sexualidad fuera de la norma: si en determinado momento, consideramos la vida sexual “algo indebido”. Ya sea porque me considero una mujer “mayor para esas cosas" o bien si me siento ya “poco atractiva para mi marido o pareja”. Puede ser también, que mi pareja es más joven y me siento algo pasada de moda en el plano sexual.

Cuando hay metástasis el conflicto suele ir en el sentido de: “Tengo cáncer y mi marido todavía quiere hacer el amor. Yo no quiero, para mí es hacer algo fuera de la norma”.

Competencia sexual: Otra razón por la que podemos presentar un problema en la pelvis, es el hecho de considerar "las relaciones sexuales" como una competencia de habilidades. Siempre practico las relaciones sexuales pensando si llegaré al orgasmo, si será total el placer que le doy a mi pareja, si se sentirá satisfecho, si le gusto, si voy a hacerlo feliz, etc.

No siento que mi forma, estilo, etc., de tener relaciones sea buena. ¿Voy bien? ¿Le toco ahí? ¿Le digo esto? ¿Me muevo así?

Conflicto con los nietos: En realidad es conflicto de fabricación de hijos pero nos identificamos con el problema que tienen nuestros propios hijos en fabricar a sus hijos y resentimos el problema.

Conflicto en relación a partos difíciles: “Yo hubiera querido que se abriera un poco más”.

Conflicto de no poder acoger a un recién nacido o a otro hijo satisfactoriamente.

Conflicto de dirección: “¿Qué dirección debo tomar respecto a…?”.

Pueden estar relacionado con la pelvis los problemas de: esterilidad, infertilidad, abortos, partos difíciles, contracciones ineficaces, cesáreas de urgencias, muerte fetal in útero, o al nacer, etc.

CONOCERNOS  ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?



 

Joman Romero

11 abril 2017

AFONÍA (Causas emocionales que pueden causarla)


Se trata de una pérdida temporal de la voz o que ésta suena muy apagada.
La capacidad vocal se apaga para impedir que salgan más palabras que nos llevarían por un camino no deseado. Las últimas palabras dichas han producido un conflicto en las cuerdas vocales o laringe (desgaste) y debe ser reparado.
Se manifiestan cuando no nos atrevemos a expresar lo que pensamos o sentimos, la mayoría de las veces, por miedo a las consecuencias o porque el otro nos impresiona. 
“Es imposible decir lo que realmente deseo decir”.
La afonía es una buena excusa para no hablar.
También puede producirse después de haber dicho algo, de lo cual luego nos hemos arrepentido.
Hablo lo que no debo. Reprocharse el tener errores al hablar. 
“No importa lo que diga, siempre me equivoco al hablar” en un contexto familiar. “Miedo a decir una tontería y sentirse juzgado”. 
“He sido engañado por la palabra en mi clan (familia) y estoy siempre pendiente de lo que tengo que aguantar”. 
O bien puede indicar que la persona se siente impotente  y cree que ya no tiene nada que decir o piensa que no puede resolver el conflicto. 
“Me guardo las palabras en el fondo de mi garganta”. 
“Por más que gritaba, nadie me escuchaba”.
Conflicto relacionado con grandes miedos.
Conflicto de separación de la persona o personas que escuchan o deberían escuchar mis palabras.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:...

CONOCERNOS  ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?



Joman Romero

09 marzo 2017

ANO (Conflictos emocionales que pueden afectarle)




Es el orificio terminal del tubo digestivo, también en el plano psicológico representa la culminación de una idea, de una relación o la terminación de un proceso cualquiera; a través del ano liberamos todo lo que ya no nos sirve.
Los problemas en ésta zona se relacionan con “contenerse” o “retenerse”. Sentimos un gran fastidio porque tenemos muchas obligaciones laborales de las que no sabemos cómo liberarnos, estamos inmersos en demasiadas experiencias, demasiadas cosas que gestionar y quisiéramos deshacernos de todo ello, liberarnos, pero la situación nos obliga a retenerlo.
(“Me da por el c… tener que hacer esto”)
Las afecciones en el ano, igualmente,  nos indican que estamos aferrados a vivencias  del pasado que no sabemos o no queremos soltar y que nos inducen a sentimientos de culpa, frustraciones y remordimientos. También pueden aparecer problemas en ésta parte de nuestro cuerpo, cuando sentimos cólera hacia nosotros mismos y culpabilidad, porque sabemos que lo que hemos hecho no es muy “limpio”.
El dolor en el ano nos habla de un sentimiento de culpa por querer terminar algo.
A nivel biológico sabemos, por ejemplo, que muchos animales lo primero que hacen cuando se encuentran es olerse el ano. Esto no es casual,  ya que con este acto los animales saben la identidad del otro, su sexo, estado hormonal, etc.
En el ano reside la identidad de la persona.
“No sé quién soy, no sé qué identidad tengo”.
Por otro lado sabemos que las heces son una forma de marcaje de territorio en el reino animal (cuidado que en este territorio defeco yo), y para los humanos inconscientemente también lo es. Por lo tanto la palabra clave es, “mi sitio, donde yo me siento“.
¿Dónde está mi lugar, dónde pongo el culo?
“No he encontrado mi lugar, no sé qué lugar me corresponde”.
“No me dan el lugar que me corresponde. He perdido mi lugar”.
“No sé a dónde voy, no sé por cuál camino decidirme”.
Me siento apartado/a.
No encuentro mi sitio.
Fisura anal: Es una especie de "corte" que se forma en la parte interior del ano y que por lo general sangra ya que se abre constantemente.
Dificultades con la identidad propia. Hemos llegado a la conclusión de que no somos respetados, reconocidos, amados o valorados por nuestra forma de ser, por nuestro carácter o por nuestro sexo y además, me piden cuenta sobre mi vida.
Entonces, ¿cómo debo ser?
“Mi identidad está como borrada”.
¿Qué debo hacer para que me amen?
¿Qué debo hacer para que no me engañe?
¿Por qué a mí no me presenta a su familia?
¿Por qué a mí no me lleva ahí?
“Para mí ya no eres nada, no, ya no eres mi hombre o mi hija, etc.
Prolapso rectal: “Estoy imposibilitado para encontrar mi sitio”.
“Me siento rechazado y siento rabia por no poder afirmar mi identidad”.
Dolores agudos: Conflicto de ruptura brutal. Rechazo de contacto.
Prurito anal: “Me siento separado de mi caca, de mi identidad, de mi yo, de manera injusta”.
Absceso anal: El pus recoge lo malo o perjudicial acumulado en una zona de nuestro cuerpo, para poder expulsarlo. Siempre se trata de ira o rabia acumulada por un proceso en el que no podíamos soltar algo.
Pedazo que hemos retenido. No se ha querido soltar algo que nos producía o nos produce repugnancia, frustración e irritabilidad.
Fístula anal: La mayoría de las fístulas son resultado de un absceso anal.
Hemos experimentado una vivencia sucia, imperdonable, dolorosa, decepcionante y que nos ha causado ira y tristeza, al mismo tiempo. Inconscientemente, conservamos los pensamientos, el dolor, las emociones, para no olvidarlos, para aprender de ello y mantenemos un fuerte sentimiento de venganza, al respecto. 
"Después de eso, ya no puedo confiar. Me destruyó la vida”.
"Ahora no espero nada bueno de la vida, ya no puedo creer”.
"He perdido mi confianza en el amor, en las mujeres, en los hombres”.
“No sé dónde poner el culo, me siento desubicado”.
Necesitamos comprender que cada experiencia nos hace más fuerte emocional y espiritualmente. Hemos de aprender a dejar ir, a olvidar el pasado. Para ello es necesario que perdonemos y que nos perdonemos, de ésta manera podremos seguir confiando en la vida.
Cáncer en el ano: se trata de un conflicto muy importante de pérdida de identidad, de falta de ser reconocido. Sensación de estar separado de mi caca, de mi identidad, de mí ser.
Hemorroides en las embarazadas:
¿Cuál va a ser mi sitio ahora que viene mi hijo/a al mundo? ¿Cuál va a ser mi identidad?  ¿Seguiré siendo la esposa de mi marido o la madre de mi hijo?
La madre necesita adaptar su vida a esa nueva situación y el estrés se manifiesta de este modo, en algunos casos.
Otro resentir puede ser: “doy un lugar a ésta nueva identidad”.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:...




CONOCERNOS  ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?