CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema. PARA COMPRARLO, PULSAD SOBRE LA IMAGEN

20 agosto 2015

ÚTERO (Conflictos emocionales que pueden afectarle)

El útero es un órgano muscular hueco, su  pared interior está tapizada por un tejido esponjoso  cuya misión es contener al huevo fecundado durante el embarazo y expulsar al bebé en el momento del parto.
Se distinguen en él dos partes: En la superior, el cuerpo, donde desembocan las trompas; y en la inferior, el cuello, orientado hacia la vagina.
El útero es la sede de la creatividad y la fertilidad. Es el primer lugar en el que habita el futuro bebé, el que lo acoge y lo hace crecer,  en el que la madre lleva al hijo.
Por lo tanto, el útero simboliza el hijo, la gestación, la capacidad para tener hijos; también el nido, la casa, la familia; la pareja,  la capacidad para encontrar pareja y la sexualidad, ya que ésta función es una de las más fuertes en la naturaleza.
Útero: mucosa del cuerpo (endometrio). Tiene su correspondencia con la próstata en el hombre.
“Familia fuera de lo normal”.
La función biológica del endometrio va desde la concepción hasta el final del parto, en consecuencia, los conflictos que afectan a ésta parte del útero van desde los problemas sexuales como:
-Conflicto sexual (durante el acto) que se considera sucio, fuera de lo normal.
-Conflicto de pérdida (del hijo o del progenitor).
-Conflicto familiar (nidificación imposible).
-Conflicto de los abuelos relativos a sus nietos.
-Conflicto de pérdida, particularmente en las relaciones abuela/nietos o similares (ahijados, vecinos, hijos, etc.)
-Conflicto de la abuela que no acepta algo relativo a los nietos, por ejemplo: mal comportamiento con su pareja, determinada conducta sexual, etc.
Útero: músculos lisos.
A ésta parte del útero (miometrio) les afecta los conflictos de desvalorización por no poderse quedar embarazada, tener un hijo o la familia deseada.
“El hijo que no tendré nunca.”
“¡No soy capaz de traer un hijo al mundo!” (Después de un aborto, provocado o espontáneo, de un bebé muerto, etc.).
Deseo de un embarazo ideal.
Mioma uterino: Impotencia, desvalorización: “No soy capaz de encontrar pareja”.
Conflicto de no poder, no deber llegar a la consumación del acto sexual.
El mioma en el útero puede expresar  “la casa está ocupada”.  ¿Para qué ocupa la mujer su casa? Puede ser porque no ve en su pareja al compañero ideal para ser el padre de sus hijos o porque la ha abandonado su pareja y ella ocupa su casa para indicar que no está buscando otro hombre, que no desea quedar embarazada de otro hombre. Por lo tanto un mioma tiene una función anticonceptiva. O porque la mujer acaba de tener un aborto o sencillamente porque no quiere tener hijos.
El tamaño del mioma indica cuándo comenzó el conflicto. Si el mioma mide 2cm hay que buscar el origen del conflicto dos años atrás.
Fibromas: Es un tumor benigno formado de tejidos fibrosos, que se desarrolla con frecuencia en la región del útero. La diferencia entre padecer un fibroma o un cáncer depende de la intensidad con la que hemos vivido el conflicto. A mayor intensidad, más gravedad.
Indica que existe resentimiento contra la pareja. Aparece después de haber sufrido un revés como mujer. El fibroma puede representar la amargura y la furia que sientes contra tu pareja porque crees que te está utilizando sexualmente.
Expresa también un pesar por un deseo insatisfecho de tener un hijo, o por haber perdido uno (aborto, muerte, etc.) por lo que el fibroma es un símbolo de tu frustrada creatividad.
El útero también simboliza el hogar. Un fibroma a veces es la confirmación de una pena relativa a la casa, al hogar, mantenida o retenida durante mucho tiempo.
¿Qué ocurre en tu hogar?
¿Te has quedado sin fuerzas por defender tu hogar?
¿Tienes la sensación de que algo llega a su fin?
¿Sientes que has fracasado en tu idea de lo que debe ser un hogar, bien por la ausencia de una pareja, o quizás por haberte dado cuenta de que tú pareja no es como tú pensabas que era?
El fibroma puede indicar problemas sexuales o la consecuencia emocional de la pérdida de un feto.
La diferencia entre padecer un fibroma o un cáncer depende de la intensidad con la que hemos vivido el conflicto. A mayor intensidad, más gravedad.
Cuello del útero:
Afecta principalmente a las mujeres jóvenes.
Conflicto de frustración sexual. Aunque la mujer tiene a su hombre, se siente frustrada.
Las afecciones del cuello del útero provienen de una convivencia negativa con la pareja, expresan frustraciones afectivas  y/o sexuales,  se manifiestan sólo en aquellas mujeres que no se sienten deseadas y viven su relación sexual como algo destructor; sienten que su pareja, por su manera de ser, están matando algo en ella y por eso el contacto se convierte en un veneno. Suele tratarse de mujeres que viven una relación pasional de "amor a muerte" con un compañero, que en lugar de darle amor como ella desearía, la utiliza de manera perversa.
Conflicto de frustración sexual. Sexualidad vivida como sucia.
Conflicto de frustración afectiva, emocional, por el abandono o  por la separación de la pareja.
“No puedo obtener el contacto, lo he perdido”.
“No estoy en contacto con el ser querido”.
“Deseo de ser poseída”.
“No pertenezco a ningún hombre”.
Conflicto por sentirse dependiente de su pareja.
Noción de pérdida de territorio.
Reproducción: Para que pueda llevarse a cabo es necesaria la entrega a la pareja. Los problemas en éste órgano nos indican que existen dificultades en el contacto físico entre la pareja, que no hay una entrega total.
Las enfermedades del útero también  pueden manifestar  un deseo frustrado de tener hijos; o quizás nos pueden hablar de un sentimiento de culpabilidad por no haber creado un hogar bueno y acogedor para los seres queridos.
El cáncer del cuerpo del útero nos habla de un problema emocional muy profundo, de un resentimiento y culpabilidad en relación con el hogar o los hijos. Del mismo modo puede indicar un conflicto de desvalorización por no quedar embarazada. También puede traducir una profunda aversión por la relación sexual.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
¿Cómo te sientes respecto de ser mujer?
¿Sobre tener o no hijos?
¿Has padecido un sentimiento profundo de vergüenza o culpabilidad, o tal vez de traición?
¿Cómo va tu vida?
¿Cómo sientes tu hogar?
¿Te cuesta aceptar a tu pareja?

¿Tu pareja te encuentra atractiva como mujer?

Joman Romero
Autor del libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

31 julio 2015

Las aventuras de Bobadú


Hoy  quiero hacerles partícipe de ésta maravillosa novedad que acaba de salir al mercado para que puedan compartir con los más pequeños de la casa.
Se trata de un nuevo cuento infantil de la escritora María Cristina Salas y, como siempre ocurre con sus cuentos, hará disfrutar, imaginar, reflexionar, ilusionar, a los pequeños lectores de cada hogar.
Se trata de Las aventuras de Bobadú. Como la propia autora nos explica:
Bobadú es una nube blanca, preciosa y pequeñita, que acaba de nacer. Desde las alturas puede ver el valle, las ciudades, las casas, la gente y muchos animales. Bobadú comienza su viaje al amanecer, justo cuando en el horizonte se despereza el sol. Bobadú sonríe y parpadea contenta porque le gustan las aventuras. “Calapadú, Bobadú, no hay una nube más linda que tú”. (Una historia apasionante para niños a partir de 6 años).

Aquí les dejo el enlace donde pueden adquirirlo.


20 julio 2015

YO SOY TU SÍNTOMA


Hola:

Yo tengo muchos nombres: dolor de rodilla, grano, dolor de estómago, reumatismo, asma, mucosidad, gripe, dolor de espalda, ciática, cáncer, depresión, migraña, tos, gripe, dolor de garganta, insuficiencia renal, diabetes, hemorroides, y la lista sigue y sigue.

Me he ofrecido como voluntario para el peor trabajo posible: ser el portador de noticias poco gratas para ti. Tú no me comprendes, nadie me comprende. Tú piensas que quiero fastidiarte, echar a perder tus planes de vida, todos piensan que quiero entorpecerles, hacerles daño o limitarles.
Y no, eso sería un completo disparate. Yo, el síntoma, simplemente intento hablarte en un lenguaje que comprendas. Que entiendas. 
A ver, dime algo, ¿tú irías a negociar con terroristas, tocando a su puerta con una flor en la mano y una camiseta con el símbolo de “paz” impreso en la espalda? ¿No verdad?

Entonces, por qué no comprendes que yo, el síntoma, no puedo ser “sutil” y “suavecito” cuando debo darte el mensaje. Me golpeas, me odias, con todo el mundo te quejas de mí, de mi presencia en tu cuerpo, pero no te tomas ni un segundo en razonar y tratar de comprender el motivo de mi presencia en tu cuerpo.
Sólo te escucho decirme: “Cállate”, “vete”, “te odio”, “maldita la hora en que apareciste”, y mil frases que me hacen impotente para hacerte comprender. Pero yo debo mantenerme firme y constante, porque debo hacerte entender el mensaje.
¿Qué haces tú?
Me mandas a dormir con medicinas. Me mandas callar con tranquilizantes, me suplicas desaparecer con antiinflamatorios, me quieres borrar con quimioterapias. Intentas día con día, taparme, sellarme, callarme. Y me sorprende ver que a veces, hasta prefieres consultar brujas y adivinos para que de forma “mágica” yo me vaya de tu cuerpo.
Y yo, cuando mi única intención es darte un mensaje, soy totalmente ignorado.
Imagínate que soy esa alarma con sirena en el Titanic, esa que intenta de mil formas decirte que de frente hay un Iceberg con el que vas  a chocar y hundirte. Sueno y sueno por horas, por días, por semanas, por meses, por años, intentando salvar tu vida, y tú te quejas porque no te dejo dormir, porque no te dejo caminar, porque no te dejo trabajar, pero sigues sin escucharme…

¿Vas comprendiendo?
  • Para ti, yo el síntoma, soy “La Enfermedad”.
  • Qué cosa más absurda. No confundas las cosas.
  • Y vas al médico, y pagas por docenas de consultas médicas.
  • Gastas dinero que no tienes en medicamento tras medicamento. Y sólo para callarme.
  • Yo no soy la enfermedad, soy el síntoma. ¿Por qué me callas, cuando soy la única alarma que está intentando salvarte?
La enfermedad, “eres tú”, “es tu estilo de vida”, “son tus emociones contenidas”, eso sí es la enfermedad.
Y ningún médico aquí en el planeta tierra, sabe cómo combatir enfermedades. Lo único que hacen es combatirme, combatir el síntoma. Callarme, silenciarme, desaparecerme. Ponerme un maquillaje invisible para que tú no me veas.
Y sí, está bien si ahora que lees esto, te sientes un poco molesto sí. Esto debe ser algo como un “golpazo a tu inteligencia”. Está bien si por ahora te sientes un poco molesto o frustrado. Pero yo puedo manejar tus procesos bastante bien y los entiendo. De hecho, es parte de mi trabajo, no te preocupes. La buena noticia es que depende de ti no necesitarme más. Depende totalmente de ti, analizar lo que trato de decirte, lo que trato de prevenir.
Cuando yo, “el síntoma”, aparezco en tu vida, no es para saludarte, no. Es para avisarte que una emoción que contuviste dentro de tu cuerpo, debe ser analizada y resuelta para no enfermarte.
Deberías darte la oportunidad de preguntarte a ti mismo: “¿Por qué apareció este síntoma en mi vida”, “qué querrá decirme?” ¿Por qué está apareciendo este síntoma ahora? ¿Qué debo cambiar en mí para ya no necesitar de este síntoma?

Si dejas este trabajo de investigación, sólo a tu mente, la respuesta no te llevará más allá de lo que has hecho años atrás. Debes consultar también con tu inconsciente, con tu corazón, con tus emociones.
Por favor, cuando yo aparezca en tu cuerpo, antes de correr al doctor para que me duerma, analiza lo que trato de decirte, de verdad que por una vez en la vida, me gustaría ser reconocido por mi trabajo, por mi excelente trabajo.
Y entre más rápido hagas conciencia del porqué de mi aparición en tu cuerpo, más rápido me iré. Poco a poco descubrirás, que entre mejor investigador seas, menos veces vendré a visitarte. Y te aseguro que llegará el día en que no me vuelvas a ver ni a sentir.
Al mismo tiempo que logres ese equilibrio y perfección como “analizador” de tu vida, tus emociones, tus reacciones, tu coherencia, te garantizo que jamás volverás a consultar a un médico ni a comprar medicinas.
Por favor, déjame sin trabajo,  O ¿Piensas de verdad que yo disfruto lo que hago? Te invito a que reflexiones, cada que me veas aparecer, el motivo de mi visita. Te invito, a que dejes de presumirme con tus amigos y familia como si yo fuera un trofeo.
Estoy harto de que digas:
  • “Ay pues yo sigo con mi diabetes, ya ves que soy diabético”.
  • “Ay pues ya no aguanto el dolor en mis rodillas, ya no puedo caminar”.
  • “Siempre yo con mi migrañas”.
Me presumes como si yo fuera un tesoro del cual no piensas desprenderte jamás. Mi trabajo es vergonzoso. Y te debería dar vergüenza presumirme ante los demás. Cada que me presumes, realmente estás diciendo:
 “¡Miren que débil soy, no soy capaz de analizar ni comprender mi propio cuerpo y mis propias emociones, no vivo en coherencia, mírenme, mírenme!”
¡Por favor, toma conciencia, reflexiona y actúa! 
¡Cuanto más pronto lo hagas, más rápido me iré de tu vida!

ATTE: EL SÍNTOMA


Edgar Mendizábal

18 junio 2015

ACIDEZ O ARDOR DE ESTÓMAGO (Conflictos emocionales que pueden causarlo)


Como lo indica su nombre, el ardor de estómago es señal de que algo, una situación, un suceso, una persona me quema, me acidifica, me enfurece.
Detrás de una producción excesiva de ácidos se encuentra oculto un sentimiento de miedo, una tensión en el control del mundo material. Se trata de un hecho ocurrido recientemente. Estamos preocupados por alguna contrariedad familiar, profesional, financiera o judicial y no paramos de darle vueltas de una manera obsesiva. La situación me parece irritante, injusta y vivo interiormente impotencia: “un nudo en el estómago”.
“Soy ácido porque estoy invadido (a) por todos aquellos que me rodean. El exterior es amargo, me ataca y me pone en peligro”.
“No he sabido rechazar un exterior que me impuso una estructura, que ahora cohabita totalmente”.
Reflujos gástricos: Estoy en un sentimiento de “falta” terrible y dejo la “puerta abierta” para poder recibir más. Insatisfacción.
“Estoy en un callejón sin salida y quiero salir”.
En la vida debemos de afrontar muchas situaciones conflictivas, muchos desafíos que nos ponen a prueba en cualquier momento.
Si no deseamos tragar y digerir lo que la vida nos pone en nuestro camino porque carecemos de confianza y seguridad en nosotros mismos para resolverlo, nos volvemos pesimistas y amargados.
Si no somos capaces de canalizar de un modo “sano” nuestro mal humor y nos lo tragamos, nuestro estómago se ve obligado a aumentar el ácido jugo gástrico para poder digerir nuestra propia agresividad. En definitiva, la acidez de estómago es una manera de agredirnos a nosotros mismos desde nuestro estómago por miedo a digerir nuestros problemas o las situaciones que no nos satisfacen, en definitiva, las nuevas impresiones que nos brinda la vida.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
Cuando tal situación me sucede, puedo preguntarme: “¿qué es lo que me quema o me pone furioso? ¿Qué es lo que a mí no me gusta y que no consigo digerir”?
La persona que sufre de acidez de estómago necesita aprender a incorporar, a aceptar la realidad de la vida. Ha de asumir que los fracasos son grandes maestros que nos muestran los resultados que hemos conseguido y nos enseñan a mejorarlos en una próxima ocasión; de ésta manera la confianza irá aumentando y estaremos dispuestos a aceptar las críticas sin que nos corroan.
Estas personas necesitan aprender a ser conscientes de lo que hacen, vivir el presente conscientemente y así el miedo al fracaso, a la crítica y la inseguridad, desaparecen por sí solas.


Joman Romero
Autor del libro CONOCERNOS ¿Qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

10 junio 2015

GASTROENTERITIS (Conflictos emocionales que pueden causarla)


Es una inflamación de origen infeccioso que afecta simultáneamente al estómago y al intestino delgado; se caracteriza por vómitos, diarrea y dolores abdominales.
“No puedo digerir el bocado que me imponen, quiero evitarlo”.
Conflicto por una guarrada que hemos sufrido.
Padecemos un sentimiento de cólera y frustración por sentirnos incapaces de controlar el entorno material y, en particular, el profesional.
“Conflicto de miedo visceral”.
No somos capaces de aceptar, digerir y asimilar a una persona o a un acontecimiento.
Somos intolerantes y nos cuesta enormemente adaptarnos a alguien o a algo que no concuerda con nuestros hábitos o nuestra manera de vivir.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
Debemos transformar nuestra intención de querer cambiar a los demás o a una situación determinada.

Cada persona tiene una forma diferente de ver la vida, debemos aprender a ser tolerantes y, tomar conciencia de nuestra propia capacidad para crear la nuestra.

Joman Romero
Autor del libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

14 mayo 2015

SUPRARRENALES (Conflictos emocionales que pueden afectarles)


Son dos glándulas situadas encima de los riñones, concretamente en el polo superior de cada riñón. Están compuestas por una porción cortical que segrega hormonas esteroideas, que tienen una función importante en el metabolismo de los hidratos de carbono y con acción antiinflamatoria; y otra medular que produce la adrenalina, hormona muy necesaria que en situaciones de urgencia, alerta al cerebro, acelera el ritmo cardíaco y moviliza los hidratos de carbono de reserva, con el fin de proporcionar la energía necesaria.
La corteza-suprarrenal rodea a las suprarrenales  y  produce la cortisona natural, el cortisol.
La cortisona es la hormona de los proyectos y la buena dirección. Esta glándula se afecta cuando sentimos:
“Pánico a equivocarnos de dirección en la vida”.
Conflicto por haber elegido una mala dirección, por estar sobre una pista mala, que puede ser real, imaginaria o simbólica.
Desvalorización por no encontrar una buena dirección.
“Pánico a equivocarnos de dirección en la vida”.
¿Qué estoy haciendo aquí?
“Estoy perdido, fuera del rebaño”.
“No sé qué hacer ni a dónde ir”.

“Me he equivocado de dirección, estoy haciendo algo que no quiero hacer”. 

Joman Romero
Autor del libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

19 abril 2015

SANGRE (Conflictos emocionales que pueden afectarle)


La sangre simboliza la vida, es la portadora de la energía vital, de la alegría de vivir que recorre libremente el cuerpo. Pero también representa la familia, “lazos de sangre”. Cuando padecemos alguna enfermedad relacionada con la sangre lo primero que debemos preguntarnos es ¿cómo funciona mi relación con los miembros de mi familia, con las personas que llevan mi misma sangre?
Los problemas circulatorios significan que no estamos permitiendo que la vida circule libremente dentro de nosotros y que tenemos dificultades para expresar nuestra alegría de vivir, nuestro amor por la vida.
“La vida ya no tiene sentido”.
En el origen de éste bloqueo casi siempre se encuentra un conflicto de desvalorización profundo con respecto a algún miembro de la familia o ante la familia en sí.
Glóbulos rojos: Transportan el oxígeno y el dióxido de carbono. Simbolizan los lazos de sangre.
Poliglobulia: Aumento del volumen total de hematíes.
Conflicto de miedo a morir por algo relacionado con la sangre, o por falta de glóbulos rojos. Ejemplo: porque un miembro de la familia falleció de una hemorragia.
Hiperglobulinemia: Aumento de glóbulos rojos.
“Deseo de dar vida a alguien”.
“Quiero aportar más oxígeno, más vida”.
Talasemia: El cuerpo produce una forma anormal de hemoglobina, la proteína en los glóbulos rojos que transporta el oxígeno. Este trastorno ocasiona destrucción excesiva de los glóbulos rojos, lo cual lleva a que se presente anemia.
“Malgastar el oxígeno, la vida”. Esto ocurre, a veces, cuando nos obsesionamos por ayudar a otra persona.
Glóbulos blancos: Son los encargados de detectar los elementos extraños y nos defienden de ellos.
“Falta de seguridad en el seno de la familia”.
“Me defiendo, tengo la impresión de que me quieren mal”.
Plaquetas: Son las que coagulan la sangre para evitar que se pierda en una hemorragia.
Aumento de las plaquetas. Conflicto de adhesión, de apego:
“Me siento mal si no me encuentro rodeado de mi familia”.
Plaquetopenia (déficit de plaquetas): “No puedo adherirme a mi familia”.
“Me siento aislado en mi familia”.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
La vida es la única verdad, la única certeza y nuestro único objetivo debe ser dejarnos poseer por la vida completamente. Dejarnos llevar por ella. Para poderlo realizar es necesario que nos aceptemos como somos, que empecemos a creer en nosotros mismos y tomemos conciencia de nuestros valores, talentos y capacidades.
Cuando el cuerpo, la mente y el corazón funcionan en profunda armonía, nos sentimos llenos de energía.

Esa energía procede de la conciencia y se convierte para nosotros y para el mundo entero en un gran deleite.
Joman Romero
Autor del libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

13 febrero 2015

PRÓSTATA: (Conflictos emocionales que pueden afectarle)


Esta glándula de pequeñas dimensiones que segrega un líquido que se mezcla con el esperma es específicamente masculina y está relacionada con el funcionamiento sexual en los hombres.
Está vinculada a la sensación, sea el de la propia potencia y capacidad sexual, sea el del hombre como ser social frente a la vida.
También se relaciona con la paternidad, es decir, con la imagen que tenemos como hombre y como padre. El equivalente en la mujer es el cuerpo del útero.
Los problemas de la próstata son muchos más frecuentes después de los 50 años y afectan principalmente a los hombres que han sido muy activos o han desarrollado una relación de dominio en la vida.
Los más comunes son la inflamación (prostatitis), los tumores benignos (adenoma) y el cáncer.
Conflictos principales que pueden afectar a la próstata:
A) Conflicto de no encontrarse dentro de la “norma sexual”. (Puede referirse a otros miembros de la familia, hijos, nietos, sobrinos, etc.).
“Quiero hacer el acto sexual, pero no puedo”.
“No voy a ser capaz, no puedo satisfacerla”.
Conflicto sexual sucio.
Conflicto anogenital.
B) Conflicto por situaciones dramáticas con los hijos, nietos u otras personas del entorno cercano, como consecuencia de muerte, accidente, divorcio, enfermedad, violación, pelea, infidelidad, etc.
El cáncer de próstata puede manifestarse como consecuencia de un fracaso profesional grave o tras la jubilación, especialmente para quienes viven su profesión de manera apasionada y para quienes el trabajo es lo único que da sentido a su vida.
Del mismo modo el cáncer de próstata puede aparecer tras un conflicto serio  en el que su imagen como hombre, como padre o como abuelo, ha sido dañada. Como el caso del padre que sufre una gran decepción al observar que su hijo camina por un sendero distinto al que él esperaba o ha entrado en el mundo de las drogas o es homosexual o lesbiana, etc.
Existen también  otros conflictos  que pueden hacer desarrollar un cáncer de próstata. Por ejemplo, cuando un hombre es apartado bruscamente de sus nietos o cuando cree que nunca va a tener la posibilidad de tener nietos, etc.
O bien, cuando un hombre tiene una novia y alguien la aleja de su lado o cuando la novia le deja por un hombre más joven que él. Se trata de vivencias que le hunden  en una profunda tristeza y ante las cuales siente impotencia y desesperación.
¿Vale la pena vivir para llegar a esto?
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
Estas personas han de comprender que su valor no esta en aquello a lo que se han entregado (profesión, posición, etc.), ni en la imagen (como hombre o padre) que se han forjado de si mismo a lo largo de su vida, sino en lo que son realmente, espiritualmente, en lo más profundo de su Ser.
No debemos permitir que nuestra esencia se impregne de la actividad que realizamos o de la imagen que tenemos. La esencia debe prevalecer sobre todo lo demás.
Para estas personas sería muy importante poder aumentar el contacto corporal con el sexo femenino y realizarse en el polo opuesto.
También seria muy positivo buscar otra forma de poder encauzar la energía. Crear otras cosas, aprovechando la experiencia y delegar en los jóvenes el esfuerzo físico.
Crecimiento psíquico – espiritual.


Joman Romero
Autor del libro: CONOCERNOS, que nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

07 enero 2015

VAGINITIS –VULVITIS-VULVOVAGINITIS


Se trata de un estado inflamatorio en estas zonas del cuerpo femenino, la vagina y la vulva, las cuales están relacionadas con el placer, con la capacidad de proporcionar y recibir placer sexual. Los problemas en ésta parte del cuerpo reflejan claramente las dificultades que tiene la mujer para vivir su sexualidad. De hecho, la aparición de estas enfermedades, representan la excusa perfecta frente a sí misma o frente a su pareja, para “no poder”.
La mujer que padece vaginitis tiene emociones contenidas como la ira, la amargura o el rencor. Puede sentirse utilizada, manipulada o no valorada sexualmente.
Conflicto de separación, por no estar en contacto con la pareja, con el ser querido.
Frustración sexual durante el acto sexual.
También puede indicar culpabilidad sexual debido a creencias, o costumbres contrarias al disfrute del placer sexual; en esos casos en lugar de practicar el sexo por puro placer lo hace solo por obligación o por deber.
No darse el derecho de tener relaciones sexuales.
Asimismo puede manifestarse vaginitis cuando una mujer siente culpabilidad y vergüenza  por haber mantenido una relación ilegítima. Esta culpabilidad, consciente o no, lleva un castigo autoimpuesto “en el lugar donde ha pecado”.
“No debo atraer al macho”.
La inflamación de la vagina también puede reflejar miedo procedente de alguna experiencia antigua, más o menos desagradable, relacionada con la sexualidad.
El herpes vaginal se manifiesta cuando la mujer siente culpabilidad y cólera respecto de su relación sexual.
El picor en la vulva muestra que algo “pica” en la relación con el compañero. Conflicto de relación sexual forzada. Se siente manipulada, no valorada.
Glándulas de Bartolino: Rechazo a la penetración, es una forma de castigar a la pareja. No permitirse el acto sexual, por miedo o por creencias en su contra. Sentirse culpable por realizar el acto sexual.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
Ser mujer, disfrutar plenamente de la sexualidad.
Realizar los propios deseos y anhelos en el aspecto erótico-genital.

Reconciliarse con la polaridad desde la propia sexualidad.

Joman Romero
Autor del libro CONOCERNOS.

07 noviembre 2014

Qué es la SALUD


Muchas personas definen la salud, incluidos profesionales de la medicina, como la falta de enfermedad o la ausencia de síntomas, pero ésta definición está muy alejada de lo que es la salud en realidad. La salud no es un estado, es un proceso muy dinámico que se logra a través de tener una buena comunicación con nosotros mismos, convirtiéndonos en vigilantes de nuestros pensamientos y emociones para conducirlos a un estado de paz y salud mental que redundará en nuestra salud física.
La verdadera salud es subjetiva y ocurre en el interior del hombre, en la conciencia. Es el bienestar que procede de confiar en uno mismo, de estar espiritualmente conectado a través del amor y de participar en la creación de la propia vida con entusiasmo y alegría. Es nuestro estado natural, la expresión del perfecto orden divino.
Por el contrario la enfermedad es la consecuencia de haber perdido el contacto con nuestros sentimientos, de haber dejado de lado el propósito de nuestra vida, de la incapacidad para expresar nuestra individualidad. Es el símbolo de haber perdido el sentido de unidad con el mundo, las personas, la naturaleza y Dios; de sentirnos separados y desconectados del mundo espiritual.


Joman Romero
Autor del libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

20 octubre 2014

INTESTINO DELGADO (Conflictos emocionales que pueden afectarle)




El enfermo del intestino delgado suele ser una persona desconfiada, que analiza todo de manera exagerada,  capaz de realizar un fino análisis del “detalle” y que posee un sentido crítico muy desarrollado: “siempre tiene algo que decir”.
Los trastornos del intestino delgado nos hablan de la dificultad que  una persona tiene para absorber y asimilar  la experiencia que esta viviendo.
Cuando tenemos el deseo de huir, de evitar una situación por la que hemos de pasar pero de la que nos gustaría vernos libre cuanto antes, se produce una diarrea, “voy a eliminar lo que no me satisface”.
La diarrea constituye un modo de no integrar la realidad, de no aceptar, absorber  ni asimilar una experiencia, ya sea por miedo o porque la consideramos inaceptable.
“No quiero asimilar”.
“No me siento aceptado, asimilado en mi familia, integrado”.
“Ya no puedo seguir asimilando esa información”.
La diarrea de los escolares quiere expresar: “no he asimilado los conocimientos lo suficiente”.
Conflicto de no poder asimilar el pedazo.
Conflicto de no poder digerir el pedazo, “contrariedad indigesta” derivada del miedo a “carecer”, a morir de hambre.
Conflicto de no poder digerir un pedazo demasiado grande, como una contrariedad indigesta, un insulto, una impertinencia, una injusticia, etc.

Joman Romero
Autor del libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

28 septiembre 2014

CIFOSIS (Conflictos emocionales que pueden causarla)



Se denomina cifosis a la curvatura fisiológica de la columna vertebral en la región dorsal.
Dificultad para individualizarse. La persona afectada de ésta enfermedad se siente un poco obligada a mirar hacia abajo, al suelo, a la tierra. De todos es sabido que la tierra representa simbólicamente a la madre, la madre-tierra. Por consiguiente, la cifosis expresa un conflicto relacionado con la madre, dentro de una trama de presión, de subordinación y de obligación. “Estoy obligado a cuidar o a vigilar a mi madre”. “Son los otros los que me obligan a ocuparme de mi madre”. “Mi madre me obliga a responsabilizarme de…”.

El afectado no se siente libre y permanece apegado a su madre. De alguna manera no se siente con derecho a ser él mismo y se impide avanzar al encuentro de su propia autonomía. 

Joman Romero
Autor del libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

07 julio 2014

Retención de líquido. (Conflictos emocionales que pueden provocarlo)



Es una acumulación de líquido en los espacios intercelulares. Puede deberse a una obstrucción venosa o linfática. Manifiesta un estado de miedo e inseguridad en la relación con la vida. “Necesito amor, pero no me fio de nadie  y sólo cuento conmigo mismo”. Es como una “barrera” que el individuo pone frente a su entorno, que le parece peligroso.
Se trata de personas que tienen muy arraigados los hábitos familiares, que se preocupan por la perfección, que tienden a asegurarse en exceso de la cosas y que tienen mucho miedo a ser juzgados.
En algunos casos la retención de líquido se manifiesta después de la desaparición de un miembro familiar el cual era su principal apoyo.
Si la retención se sitúa en los tobillos o en los pies, es porque el afectado se encuentra en una situación en la que no sabe qué decidir, duda qué actitud adoptar ante la falta de claridad en las posturas tomadas por los demás.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
¿Qué es lo que nos molesta? ¿De quién nos estamos protegiendo? ¿De qué o quién no queremos desprendernos? ¿Qué tenemos miedo de perder?

Joman Romero 
Autor del libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...