CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

06 enero 2017

ESCOLIOSIS (Conflictos emocionales que pueden causarla)




Es una desviación de la columna vertebral que resulta curvada en forma de "S" o de "C", muy a menudo localizada a nivel de la columna dorsal. Puede afectar desde un recién nacido hasta un adulto.
La torsión lateral de la columna vertebral muestra una desviación inconsciente entre los polos masculino y femenino, es decir, entre el padre y la madre, que son las dos referencias esenciales que tiene el niño. La dirección hacia donde se desvía la columna nos muestra la dirección del extravío del afectado. Uno se aparta de algo para dirigirse a otra cosa.
La persona que presenta escoliosis lleva mucho tiempo sufriendo una fuerte desvalorización por parte de una persona cercana. La mayoría de las veces, esta falta de apoyo y de aprobación procede de sus progenitores y en mayor grado, por parte de su padre o de la persona que lo representa.
“Solo puedo apoyarme en uno de mis padres. Uno me tira hacia arriba y el otro tira hacia abajo”.
Puede tratarse también de mi hermano o hermana que se pasa la vida fastidiándome o haciéndome sentir menos. Es poco común pero también sucede, que la desvalorización la estoy recibiendo por parte de un colateral (primo, amigo, compañero de la escuela, del trabajo, vecino, etc.)
La columna es el pilar del Ser, representa nuestra fuerza, nuestro soporte, por lo que presentar una desviación en la columna significa que alguien de mi entorno próximo me está destruyendo, poco a poco, la autoestima y la seguridad. Esta desvalorización, necesariamente lleva implícito que yo viva con un miedo permanente a ser juzgado, criticado, descalificado. Que yo tema tomar decisiones, que viva con miedo, y que por supuesto, sienta rencor u odio hacia esa persona que me desvaloriza y que solo desee, alejarme de él o ella.
“No sé tomar una decisión”. “No soy lo suficientemente bueno para...” “No valgo lo suficiente para...” “Soy peor que fulano, menos que mengano…” “Siempre me parece que hago las cosas peor que los demás”. “Salgo perdiendo en todas las comparaciones”. “Esta persona no me quiere, jamás me ha querido, me odia”.
También puede manifestarse en aquellos niños que se dan cuenta de que han crecido y de que ya no pueden recibir toda la atención por parte de sus padres, como cuando eran “más pequeños”. Sobre todo, especialmente, si tienen algún hermano menor y es ahora éste quien atrae todo el cariño de sus padres. “Prefieren claramente a mi hermano o hermana”.
Éste pesar lo manifiesta torciendo la espalda, doblándola hacia los lados, impidiendo que siga creciendo hacia arriba y así intentar ser más “bajito” y más pequeño.
“No tengo derecho a sobrepasar al otro”.
Ante ésta dinámica el niño se ve obligado a eclipsarse delante de su hermano o hermana.
En las niñas, la escoliosis puede expresar un miedo imaginario a ser juzgada por los hombres al hacerse mujer.
Las personas con escoliosis normalmente han tenido que madurar mucho más pronto que un niño normal. Se le han cargado responsabilidades que no le corresponden a una edad tan temprana. Por lo tanto, inconscientemente, intuyen que "sobre sus hombros" hay cargas que no le pertenecen. Y en el fondo desean huir de ellas.
“Transporto cargas que no son mías”.
“Yo merecía más atención, amor y cuidados”.
La escoliosis sólo la presentan los "niños basura". Necesitamos prestar atención a ese hecho, tanto en el proyecto sentido como en el transgeneracional. Son niños nacidos para recibir y reparar todas las “suciedades” de la familia, sus faltas, sus defectos, sus secretos. Desde muy pequeños son ignorados, no cuidados ni alimentados como debe ser. Estos niños suelen nacer en familias que carecen de una estructura fundamentada en el amor.
Hay que observar las vértebras afectadas y asociarlas a las costillas correspondientes, para saber si el conflicto es con el padre, los hermanos o incluso, los hijos.
Hay que tener en cuenta que, en muchos casos de escoliosis, hay una historia familiar en la que otros miembros han podido sufrir los mismos conflictos que padece el niño/a actualmente. Ejemplo: los celos que sufre un hermano respecto a su hermana, representa a los celos que sintió su padre hacia su hermana mayor y preferida de sus padres. En todos los casos la terapia debe  abarcar a toda la familia y al reconocimiento individual de cada individuo.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:...


En el siguiente enlace pueden adquirir la versión digital (Kindle) de éste libro. 
 
 


29 diciembre 2016

MANOS (Conflictos emocionales que pueden afectarles)




Es uno de los órganos más sensible y móvil del cuerpo humano que se extiende desde la muñeca hasta el extremo de los dedos.
Las manos son el medio que nos permite expresarnos en el mundo, la manifestación externa de la capacidad interior para manejar nuestra realidad y nuestras experiencias.
No hay dos manos iguales, de ahí que se utilicen como órganos identificativos  individuales: las huellas digitales.
A través de las manos también podemos sacar importantes conclusiones: unas manos cálidas nos transmiten sensación de calor, de contacto.
Por el contrario las manos frías nos revelan frialdad, pocas ganas de establecer contactos. Puede significar un rechazo a soltarse en una expresión de amor y afecto.
Mostrar la mano abierta es un gesto pacífico de apertura.
En otras ocasiones se crispan cuando estamos nerviosos.
También pueden expresar miedo, o ser un símbolo de contacto, “darse la mano”; y de  comunicación, no sólo para los mudos, sino para todas las personas, ya que la gesticulación es muy importante para transmitir y comunicarse.
La mano podemos utilizarla para dar; (dar es el motivo de nuestra existencia), para tomar, “tomar algo en la mano”; para tocar y sentir, (se dice de ellas que son la prolongación del corazón); para proteger y ayudar, “tender la mano a alguien”.
Asimismo se pueden utilizar como demostración de fuerza, “poner la mano encima a alguien”; o para atacar y golpear, “puño cerrado”; etc.
La mano es el canal, a través del cual, se manifiesta o se hace realidad una idea. Es el apoyo final de la acción y sin ella no se podría llevar a cabo la realización del acto.
Los problemas en las manos nos hablan de nuestra conexión con la acción en el mundo exterior. Significa que tenemos un problema en nuestro trabajo, con nuestro trabajo, con nuestra habilidad para realizar algo, con nuestra precisión y habilidad frente al trabajo, etc.  Nos indican que lo que hacemos con las manos no lo hacemos  por amor.  Es posible que creamos que no estamos a la altura para realizar una determinada tarea (sentirnos torpe manualmente), que nos falta destreza o que nos falta seguridad en nuestros actos o en nuestros  deseos de actuar, por miedo a equivocarnos o por falta de confianza en nosotros mismos.
“Odio hacer esto”. “Me obligan a hacer esto”. “Este trabajo no me agrada”. “Esta labor me parece tediosa”. “Aborrezco este trabajo”. “No soy bueno para…”. “Hoy no quería venir a trabajar”. “Por venir a trabajar no pude hacer…”. 
La palma de la mano representa al padre o a nuestra aptitud como padre. Cuando tenemos algún problema deberemos analizar nuestra  “competencia” como padre o nuestra práctica laboral en relación con nuestro padre.
Desvalorización por no poder asumir una función, un papel, una tarea.
“Tal vez yo dejo de estar con mi hijos por trabajar”.
“O quizás yo realizo un trabajo que a mi padre no le gusta”.
También pueden dolernos cuando nos impedimos hacer algo, cuando no nos concedemos permiso, o bien cuando tenemos la sensación de no poder actuar porque, alguien o algo, nos lo impide.
Nos expresan que mantenemos una relación de dominio, de poder, de posesión o nos indican que queremos coger, apretar o dominar al mundo o a las personas, bien puede ser por voluntad propia o por miedo.
Nuestras manos tienen la capacidad de expresar cualquier emoción que tengamos, como también tienen el poder de poner en práctica cualquier deseo y acto que queramos realizar.
Si el dolor afecta la mano izquierda, estará relacionado con nuestra capacidad para recibir.
¿Crees que mereces lo que recibes o piensas que cuando alguien te da algo, lo hace para que tú le correspondas?
¿Aceptas lo que recibes con amor o crees que deberás dar algo a cambio?
Si la que nos duele es la mano derecha, guardará relación con nuestra incapacidad para dar y si es en la izquierda, con la incapacidad para recibir.
¿Damos con demasiadas expectativas o lo hacemos como un deber, porque creemos que estamos obligados a ello?
¿Tenemos miedo de que los demás abusen de nosotros aprovechándose de nuestra dificultad para decir “no”?.
Reflexión: ¿Cómo trabajo realmente? ¿Qué hago con mis dedos profesionalmente? ¿Qué motivo me impide actuar? ¿Qué es lo que no quiero aceptar?  ¿En qué aspecto debería ceder?
Si la tensión se manifiesta en la mano o en la muñeca derecha, estará relacionado con el simbolismo Yin (femenino) y si se produce el problema en la mano o en la muñeca izquierda, guardará relación con el simbolismo Yang (masculino).
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
Que el amor sea la base donde se sustenten todas nuestras acciones y la energía que maneje nuestras experiencias.



En el siguiente enlace pueden adquirir la versión digital (Kindle) de éste libro. 
 
 
Joman Romero

14 diciembre 2016

INDIGESTIÓN (Conflictos emocionales que pueden causarla)


Malestar abdominal que aparece después de las comidas debido a problemas digestivos diversos. Presenta ardor y una sensación de llenura exagerada. La digestión se para, se ralentiza o se altera debido al hecho de identificar como tóxico, peligroso o de difícil digestión, algo que nos hemos “comido” sea real o simbólico. El sistema digestivo reacciona con la mejor solución para ese “bocado”.
Conflicto de miedo visceral, terror y angustia en relación a algo que nos hemos tragado y no digerimos. Hemos sufrido una situación indigesta antes, durante o justo después de la comida que me ha producido asco, rabia, miedo visceral, terror o angustia.
Me he comido una emoción indigesta. He comido comentarios sucios, pesados, molestos.
Puede darse también cuando nos sublevamos interiormente contra algo o alguien que anteriormente habíamos aceptado. No nos queda otro remedio que vomitar.
Rechazo de una idea o de una experiencia que no es compatible con nuestro Ser.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
¿Qué o quién resulta indigerible?
Ser consciente de la angustia, del miedo, pero no permitir que nos dominen. Para ello es necesario aceptar y observar el miedo, el vacío,  sin prejuicios, para integrarlos dentro de nosotros, en nuestra conciencia.
Afrontar los conflictos.


En el siguiente enlace pueden adquirir la versión digital (Kindle) de éste libro. 
 
 
Joman Romero

 

01 diciembre 2016

EMBARAZO, problemas en el:




A nivel biológico el embarazo es como un tumor y al principio la madre produce anticuerpos para hacer frente a éste cuerpo extraño. Es el único “tumor natural” en el útero con multiplicación de células, con la particularidad que son células de otra persona.
La fecundación es la concretización de un proyecto. El proyecto de un niño es, por una parte consciente y por otra inconsciente. En muchas ocasiones es totalmente inconsciente.
El embarazo puede constituir en sí mismo un conflicto, pero la mujer puede que no sea consciente de éste. Puede tratarse de un hijo no deseado por un fallo en los métodos anticonceptivos, porque sucede en un momento no deseado para la mujer, porque no considera al hombre adecuado como padre o, tal vez, no se siente feliz dentro del seno de la nueva familia, etc.
Por el contrario, el embarazo a menudo, puede representar la resolución de un conflicto.
Por ejemplo: por no poder tener niños, la mujer se puede sentir inútil, o sentir que carece de un lugar propio y por ello sentirse desvalorizada.
O quizás pueda tener problemas de falta de reconocimiento de su propia feminidad y, sin embargo, al quedar embarazada éstos conflictos desaparecen, ya no le afectan más.
La resolución de estos conflictos suele ir acompañada de síntomas físicos como edemas o vómitos abundantes, que suelen desaparecer sobre los dos meses de embarazo, si llegaran a producirse durante más tiempo podría afectar al desarrollo normal del bebé.
Patologías del embarazo y del parto.
Embarazo ectópico o extrauterino: Si un óvulo fecundado se implanta fuera del útero se denomina embarazo ectópico o extrauterino.
El conflicto que puede ocasionar éste tipo de embarazo es que la mujer conscientemente quiera quedar embarazada pero, inconscientemente, no.
Se trata de un embarazo deseado y rechazado a la vez. La mujer quiere y no quiere, al mismo tiempo. Por diferentes razones rechaza este embarazo (preocupaciones, problemas financieros, no tener tiempo para ocuparse del bebé, problemas de trabajo, de pareja, etc.)
Así las frases que podrían oír de una mujer son: “Quisiera tener un hijo y no quiero tenerlo”. “No es el momento adecuado”. “No puedo responsabilizarme de éste bebé en éste entorno. El espacio que tengo en mi casa es muy pequeño”.
¿Quién es el padre, mi marido o mi amante? “No es el padre adecuado”.
Mi embarazo esta fuera de norma, de los usos y costumbres.
Relación violenta con la pareja.
Huevo huero/mola o gestación anembrionada. Se trata de un óvulo fecundado por un espermatozoide pero que no inicia el proceso de la división celular que conduce a la formación del bebé. Se dice que el huevo está "vacío.
“Tener el deseo de un hijo”.
La madre tiene un gran deseo de tener un hijo pero sin proyecto, sin concretizar, sin materializar. Está embarazada de un deseo.
También puede ocurrir que la madre tiene un gran deseo de tener el niño y el padre un gran deseo de no tenerlo o al revés.
Contracciones uterinas durante el embarazo:
Puede deberse a un drama vivido por la madre durante el embarazo. El útero se contrae como si quisiera eliminar al bebé. El bebé siente en algún momento el dolor y falta de espacio, por lo que la solución es tener el nacimiento antes que las contracciones.
Podemos averiguar: ¿qué es lo que la madre vivió en el mismo mes de embarazo con su propia madre?
Ejemplo: “Quisiera echar a alguien de mi casa, de mi familia, irme yo misma”.
Toxemia gravídica, eclampsia:
Toxemia: La placenta se vuelve tóxica.
“Tengo miedo a la muerte, tengo miedo a morir durante el parto”.
Eclampsia: Es el accidente agudo de la toxemia gravídica que consiste en un acceso repetido de convulsiones seguido de un estado de coma. Es un problema grave de urgencia; en el parto se producen hemorragias, hipertensión arterial, edema, eventualmente epilepsia, problemas renales, etc.
La madre es como si tuviera el sentimiento o la necesidad de:
“Yo quiero matar a alguien para dar vida a éste niño (Marido, Padre, etc.)”.
Edema: cuando aparece edema en las piernas o en los brazos puede tratarse de una fase de resolución de un conflicto anterior a la concepción y en ésta resolución aparece la noción de: “pierdo todas mis referencias”.
Hemorragias: La hemorragia está ligada a la sangre y ésta representa a la familia, por lo tanto se trata de un conflicto en relación a la familia.
”Quiero eliminar a alguien de mi familia”.
Si se trata de un coagulo de sangre puede significar: “quiero eliminar la unión entre dos personas o esta unión me agrede”.
Anemia: Puede aparecer en cuadros familiares muy conflictivos.
“No quiero molestar al otro, no quiero tomar su lugar, su oxígeno”. “Tengo miedo de molestar”. “No tengo el derecho de estar en esta familia”. “Para sobrevivir es necesario no responder, no combatir”. “No tengo derecho de combatir”.
Hemorroides: Afectan a las venas que están alrededor del ano por lo tanto se trata de un tema familiar. ¿Quién soy?
“Yo no tengo lugar en esta familia. No tengo lugar con esta nueva identidad (Mamá)”.
¿Quién soy, la esposa de mi marido o la madre de mi hijo?
Hiperproducción de leche: Tengo miedo por el bebé durante el embarazo (por ejemplo por haber pasado varias amniocentesis).
Descalcificación: Como afecta a los huesos se trata de un conflicto de desvalorización.
¿Para qué sirvo? Me siento inútil.
Incompatibilidad RH: “Yo no quiero a esta familia tóxica y mortífera y debo proteger a mi hijo”.
”Me gustaría que mi hijo no perteneciera a ésta familia”.
Atresia esofágica: (El esófago no se desarrolla apropiadamente)
Mi hijo no tiene necesidad más que de mí y quiero darle todo a través de mi sangre.
Hipertensión arterial: Resisto para defenderme y combatir. Para proteger a mi familia. (Puede ocurrir que su pareja no desee al bebé y quiere que ella aborte).
Manchas en el rostro: (Véase Cloasma)
Cordón umbilical alrededor del cuello: En muchos casos las personas que han padecido éste problema, de adultas, pueden sentir opresión a nivel de la garganta.
Problemas con los líquidos (incluido la liquidez económica).
“Si tengo líquido, me puede matar”.
Problemas de la madre con su pareja.
”Es necesario sacrificar al niño, para que la pareja viva”.
Las personas que nacen con el cordón umbilical alrededor de su cuello, de adultas, suelen tener dificultades para ganarse la vida, para ser autónomos financieramente, porque su inconsciente ha grabado que la edad de autonomía de la persona, es decir, la salida del vientre materno representa un peligro de muerte.
Placenta previa: (es cuando la placenta está colocada en el cuello del útero y el bebé no puede salir).
“Protejo a mi niño de una violación del padre o de cualquier otra agresión.
Mi niño podría ser agredido”. (Puede ocurrirle a la mujer que no le apetece mucho mantener relaciones sexuales durante su embarazo pero, sin embargo, su pareja se las solicita).
Desprendimiento prematuro de la placenta: Separación de la placenta de la pared uterina antes de dar a luz al bebé.  
La placenta tiene una función de protección. Dejo de preocuparme por el bebé (dejo de protegerlo) debido a la aparición de un problema que considero de mayor importancia.
En algún momento recibo un miedo tan fuerte que temo por mi vida, y como solución biológica dejo de preocuparme por el bebé para salvar mi vida.
Conflicto de mamá tóxica. “Tengo miedo de ser tóxica y de hacer mal a mi bebé”. (Por ejemplo en mujeres que beben alcohol, fuman o se drogan).
”El mundo exterior es peligroso”. (Se trata de mujeres que tienen miedo a relacionarse).
Cáncer de la placenta: “Siento miedo de no poder llevar bien mi embarazo”.
Rotura prematura de aguas o Parto prematuro: Se suele producir antes de la semana 37.
Conflicto de supervivencia. “Nacer lo antes posible”.
Conflicto de desvalorización: “Como madre creo que no seré capaz de dar al niño lo que necesita”.
Contracciones prematuras: Se consideran contracciones prematuras si aparecen antes de la semana 36. El bebé quiere nacer lo antes posible.
Peligro. Algo va mal ahí dentro, es preferible salir cuanto antes.
Es necesario averiguar qué peligros hubo en partos o embarazos anteriores dentro de la familia. ¿Hubo abortos? 
Gemelos:   El sentido puede estar ligado a la pérdida de algún hijo anterior o a otras muertes de niños en la familia.
También pueden darse en familias con problemas de hipertiroidismo, “hay que hacer rápido muchos niños y para ganar tiempo se tienen embarazos múltiples”.

Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
Realización de un duelo tras un aborto:
Después de un aborto debemos realizar un duelo por el Ser que se ha ido, ya sea por relajación y visualización, con PNL o simplemente escribiendo una carta a esa alma que nunca llegó a nosotros con los siguientes apartados: 
1 Ponerle un nombre. 
2 Pedirle perdón, perdonar su marcha y perdonarnos a nosotros y a nuestros ancestros que hayan pasado por situaciones parecidas. 
3 Preguntarle si necesita algún trabajo más (estar atentos a las sensaciones). 
4 Despedirse y soltar, dejar marchar. 
5 Agradecer la experiencia en nuestro nombre y el de nuestros ancestros. 
6 Podemos incluir un dibujo o aquello que asociemos al bebé.
7 Por último entregamos esa carta a la tierra (enterrada), al aire (soltada con un globo), al agua (mar o un rio), o al fuego (quemada), y por último, volvemos a agradecer.  
Para que el aborto no se produzca la mujer no debe dejarse guiar por valoraciones familiares, sociales, religiosas, etc., para tomar la decisión de quedarse embarazada.
La futura madre debe responsabilizarse absolutamente de cuando es el momento o no, para tener un hijo.
Una mujer debería hacerse madre sabiendo lo que hace, porque dar a luz un niño es una cosa, cualquier mujer puede hacerlo, pero ser madre es una cualidad especial, ya que desde que el niño está en su vientre depende totalmente de ella.
Después cuando el niño nace, también la madre siente como si ella volviera a nacer. Y cuando el niño empieza a crecer, la madre también crece con él.
Cuando la mujer sienta que está preparada para amar incondicionalmente ese sería el momento exacto para embarazarse.
La solución está en el amor, en la entrega. En buscar la unión con el nuevo Ser y servirle desinteresadamente. De esta forma, ni el temor a la responsabilidad ni el sentimiento egoísta de perder la libertad, tendría cabida en el seno de la mujer para provocar un aborto.
Cuando una madre se centra en las necesidades de su hijo, el embarazo se desarrolla armoniosamente.



En el siguiente enlace pueden adquirir la versión digital (Kindle) de éste libro. 
 
 
Joman Romero