CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema. PARA COMPRARLO, PULSAD SOBRE LA IMAGEN

13 marzo 2014

LEUCEMIA (Conflictos emocionales que pueden causarla)



También conocida como “cáncer de la sangre”.
Esta enfermedad deriva su nombre del griego leuco (blanco) y heima (sangre), lo que equivale a la enfermedad de la sangre blanca o, dicho de otro modo, significa que hay de sobra glóbulos blancos en la sangre.
Órgano afectado: La Médula Ósea (lugar donde se produce la sangre).
Conflicto de desvalorización total y absoluta que afecta  al propio sentido de la existencia. “La vida ya no tiene sentido”.
Ésta desvalorización suele estar relacionada con la familia ya que se trata de un problema que concierne a la sangre (lazos de sangre-familia, clan).
La leucemia aguda puede afectar a hombres y mujeres por igual. Puede también surgir en personas de todas las edades, aunque es más habitual que las leucemias linfoblásticas se diagnostiquen más frecuentemente entre los niños, y las mieloblásticas (monocíticas) más entre adultos y ancianos.
Leucemia linfoblásticas: Conflicto de desvalorización global por prohibición o por un peligro a crecer.
“Tengo valor en el caso de que siga siendo un niño”.
“No tengo derecho a crecer”.
“No tengo derecho a madurar en el seno de la familia”.
“Me siento impotente para proteger a mi madre”.
“No quiero hacerme mayor”.
Leucemia linfoblásticas: Insuficiencia del sistema inmunológico.
“No me autorizo a defenderme”.
Para continuar con vida, no respondo, no me defiendo. Ataque a la familia, pero yo no digo nada.
El afectado de leucemia se siente desvalorizado  e impotente en su estructura íntima, como si hubiera sufrido la pérdida de su propia identidad.
Ha ocurrido algún acontecimiento (en los niños pequeños la llegada de un hermano por el que se siente desplazado y separado del amor de su madre, una muerte, estrés, los problemas de los adultos que les quitan las ganas de luchar por la vida, etc.) que le ha golpeado con tal fuerza que ha afectado a lo más profundo de su estructura, de sus convicciones íntimas  y se siente frustrado e “indefenso”. Su deseo de vida se ha visto afectado y su actitud respecto al amor se ha vuelto desconfiada y despreciativa. A partir de ese momento no permite que la vida circule dentro de sí mismo, es como un abandono de la lucha por la vida, ha perdido la alegría y el placer de vivir; como si una parte de él hubiera decidido “impedir” la vida. Vivir.... ¿para qué?
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
“Ver recomendaciones para el cáncer”
-¿Me siento cansado de luchar para intentar tener mi lugar en la vida?
-¿Siento que este combate va más allá de mis fuerzas? ¿Siento que he perdido?
Aceptar y mantener una relación consciente con la vida.
Dejar atrás las normas impuestas por los otros o por uno mismo y dirigir la atención hacia las leyes superiores, hacia el mundo espiritual.
Abrir las puertas al amor. El amor no tiene fronteras. El amor transforma.

Joman Romero
Autor del libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

05 marzo 2014

COLUMNA (Conflictos emocionales que le pueden afectar)



La columna vertebral es un tubo óseo largo y flexible que sostiene la cabeza y se apoya en la cadera. Está formada por treinta y tres vértebras superpuestas que se distribuyen de la siguiente manera: cervicales, dorsales, lumbares, sacras y coccígeas.

La columna vertebral es el pilar del Ser, representa nuestro deseo de encarnarnos, de convertirnos en un ser vivo. Está relacionada con las estructuras más profundas, aquellas en las que se fundamentan nuestras creencias y nuestro conjunto de valores más íntimos: Las paredes maestras de una casa.

La columna esta implicada en el crecimiento, en el proceso de maduración como ser humano. Es la que nos permite mantenernos en pie, hacer frente a las circunstancias de la vida, a la adversidad, en definitiva, a nuestra condición humana. Es el símbolo de la firmeza interior, de la rectitud y la sinceridad.

Es la continuación de mis fundamentos y su materialización. ¿Quién soy yo? ¿Qué voy a hacer con mi vida? ¿Cuáles son mis proyectos, aspiraciones?

Los problemas en la columna vertebral nos remitirán a una temática centrada alrededor de la estructura de la personalidad del individuo. Nos transmitirán informaciones tales como: no quiero, no soy capaz, no puedo, me siento impotente o desvalorizado en mis opciones de vida, así como en mis aspiraciones o mis valores.

Cuello y columna cervical: Ésta parte de la columna está relacionada con la comunicación en general. Nuestra propia comunicación con nosotros mismos y la comunicación que tenemos con los demás.

Las siete vértebras cervicales:

C1=Tenemos la sensación de no ser escuchados. Sentimos que nuestra opinión pasa desapercibida o que nadie la tiene en cuenta. Asociada a comunicación espiritual. Desvalorización intelectual, mental y reflexiva. Está relacionada con la cabeza (riego y cuero cabelludo), huesos de la cara, cerebro, oídos medio e interno.

C2=Asociada a la información espiritual. Personas que reciben información o perciben cosas, pero no se atreven a hablar por diferentes razones. Desvalorización intelectual, mental y reflexiva. Relacionada con ojos, lengua, senos paranasales.

C3=Desvalorización estética relacionada con la apariencia, con la dificultad a ser visto. Sentimiento de rencor. Está relacionada con las mejillas, cara, oído externo.

C4=Compromiso con la comunicación. Deseo de encontrar siempre el equilibrio, de intentar arreglar las cosas o poner de acuerdo a personas con opiniones distintas. Dificultad para entender ciertas cosas por no tener toda la información completa. Está relacionada con la nariz, boca, trompas de Eustaquio.

C5=Referida a la comunicación verbal en sí. Conflicto de injusticia: Nunca puedo expresarme, decir lo que pienso. No puedo decir lo que quiero. Tengo miedo de decir ciertas cosas. A veces digo cosas importantes pero no me escuchan o no me comprenden. Si afecta al lado derecho indica que la dificultad de expresión la tenemos en casa y si afecta al lado izquierdo, se refiere a la comunicación en el trabajo. Relacionada con las cuerdas vocales, glándulas del cuello y laringe.

C6=Conflicto de injusticia y de sumisión. Humillación. Oposición a la autoridad. Relacionada con músculos del cuello, hombro, amígdalas.

C7=Conflicto de injusticia. Oposición a la autoridad. Tener que doblegar la cabeza. Humillación. Está relacionada con la tiroides, codo y hombro.

Espalda y columna dorsal: Aquí es donde reside el Yo, la expresión física de mi propio poder, de mi personalidad. Aquí se refleja el sentimiento de responsabilidad individual y el que mantenemos con nuestros allegados. ¿Quién soy yo en mi entorno? ¿Quién o qué represento en mi mundo, en lo que me rodea? ¿Tengo la sensación de ser el pilar de mi familia? ¿Necesito apoyo?

Las doce vértebras dorsales:

D1=Relacionada con el riñón, esófago y tráquea. Memoria arcaica.

D2=Representa el corazón sus válvulas y arterias coronarias. Conflicto de territorio, de conquista y de defensa, en relación directa con la función paterna y no con el padre real.

D3=Tiene correspondencia con los pulmones, senos, bronquios y pleura. Conflicto con la madre. Derecha= falta de afecto. Izquierda=cólera.

D4=Relacionada con la vesícula biliar. Sentimiento de rencor, de injusticia y de cólera reprimida. No aceptación de la realidad.

D5=Se corresponde con el plexo solar, el hígado y la sangre. El plexo solar representa al padre. “Necesito protección”.

El hígado refleja los conflictos de carencia de toda índole.

La sangre simboliza a la familia, al clan. “No estoy en el clan”.

D6=Relacionada con el estómago. Conflicto reciente de peligro en el territorio. No poder digerir las palabras y los hechos amenazantes y desestabilizantes en el territorio propio.

D7=Páncreas y duodeno. No poder digerir ciertas ofensas. Páncreas: resistencia hacia algo repugnante. Alimento afectivo tóxico.

D8=Se corresponde con el bazo (sangre= familia) Problemas en la familia, en el clan. Vínculos familiares.

D9=Relacionada a las glándulas suprarrenales. Conflictos de duda, de indecisión, de dirección a tomar en la vida y miedo a equivocarse. ¿Qué decisión he de tomar?

D10=Riñón, canales colectores. Sentimiento de derrumbamiento de los valores. Miedo profundo.

D11=Riñones, uréter. Conflictos de territorio más desvalorización más evacuación. Quiero evacuar, eliminar todos los desechos hacia el exterior.

D12=Relacionada con el pubis, con el intestino delgado y con las trompas uterinas. Conflicto sexual con desvalorización y culpabilidad. Adulterio no aceptado.

Baja espalda y columna lumbar: En ésta zona de la columna se reflejan las relaciones que mantenemos con nuestro entorno cercano: relaciones humanas, sociales, profesionales, afectivas, familiares y sexuales.

Las cinco vértebras lumbares:

L1= Intestino grueso. Vivencias indigestas que queremos eliminar.

L2=Apéndice, abdomen, muslos. Conflicto relacionado con las “reservas” (dinero, alimentos, et.). Mi reserva se está agotando a toda prisa.

L3=Órganos sexuales, útero, próstata, vejiga. Conflictos sexuales. Conflicto de desvalorización como consecuencia de la pérdida de un ser querido. Conflicto en el territorio: ¿Qué hago yo en éste territorio? “Hay mal ambiente en mi territorio”. “Me he equivocado de territorio, ¿qué hago yo en éste territorio?”.

L4=Relacionada con la próstata, músculos de la parte baja de la espalda, nervio ciático. Conflicto de desvalorización en relación con los demás. Problemas con las “normas y reglas” comúnmente establecidas en nuestra sociedad, en nuestro entorno: manera de pensar, de vivir, de actuar en el ámbito familiar, social, profesional, religioso o político. “No soy como los demás”. “No pienso como el resto de la gente”. “No tengo los mismos gustos que los otros”.

L5=Piernas, pies, tobillos. Conflicto de desvalorización en relación a un colateral, hermano/a, primo/a, esposo/a, amante, amigos, colegas, etc.

Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:

La única certeza que existe es la realidad interior.

Debemos centrar la atención en nosotros mismos, volver la conciencia hacia nuestro interior, ahí está la realidad de todo, la seguridad y la confianza.

Joman Romero
Autor del libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

21 febrero 2014

TODO LO QUE CALLAMOS SE CONVIERTE EN UN SÍNTOMA





Entrevista a Salomón Sellam, doctor en Medicina, diplomado en Psicosomática.

Tengo 57 años. Nací en la Argelia francesa y vivo en Montpellier. Separado, tengo cuatro hijos. La crisis provoca que mucha gente sufra, son momentos emocionales difíciles que crean enfermedades. Provengo de una familia de grandes rabinos judíos, pero no creo en los dogmas.

Llevo 22 años dedicado a la práctica y el estudio de la influencia de la mente sobre el cuerpo, sobre cómo programamos las enfermedades.

¿Cómo?

Hay una historia conflictual que se puede ver en el análisis de la vida de la persona: gestación, infancia y contexto social, espiritual y emocional en el que se construyó la personalidad del individuo.

¿Los conflictos empiezan en el vientre materno?

Y antes. Desde los años ochenta se ha puesto de manifiesto la importancia de la historia transgeneracional, es decir, en la novela familiar pueden haber ingredientes que expliquen una enfermedad de hoy.

¿Y si no sabemos nada de nuestros antepasados?

Inconscientemente lo sabemos, y ahí está todo mi trabajo. A partir de la investigación clínica describo, por ejemplo, en mi estudio El síndrome del yaciente, un sutil hijo de reemplazo, las consecuencias transgeneracionales de los dramas familiares como el fallecimiento de un hijo de muy corta edad.

Cuénteme.

Es algo universal que pertenece al inconsciente colectivo: se trata de la reparación automática y transgeneracional de dramas familiares que califico de injustificados e injustificables. Las consecuencias pueden ser médicas, psicológicas o psiquiátricas. Permítame un ejemplo paradigmático. Salvador Dalí es un caso tipo de hijo de sustitución. Su hermano mayor, también llamado Salvador, murió a los dos años y medio. A la semana del entierro, Salvador segundo se gestó y nació nueve meses más tarde.

Es que ponerle el mismo nombre…

Es más común de lo que piensa. David, un adolescente, padecía esquizofrenia. Investigando descubrimos que había habido dos muertes injustificadas en su familia. En su inconsciente estaba grabado: “No tengo el derecho a vivir mi vida”. No lo curamos, pero conseguimos que normalizara su vida.

Afirma que las alergias no existen.

El alergénico es el testigo de un choque psíquico. Cada vez que el señor Fresa tomaba una fresa revivía inconscientemente el día inesperado que su mujer le dijo que lo abandonaba frente a un plantío de fresas. El cerebro asoció la fresa al choque psíquico.

¿Todos los alérgicos al polen han tenido un trauma psicológico?

Para mí hay un componente psíquico hasta que no se demuestre lo contrario. A mi consulta llegan todos los casos que la medicina convencional no ha conseguido curar.

También ha estudiado usted los amores difíciles, ¿qué ha descubierto?

El hombre busca inconscientemente en su pareja particularidades de su madre y la mujer, a su padre. Es una vieja teoría. Lo que yo he descubierto es que, una vez que se han tenido hijos, el inconsciente interpreta la relación como un incesto simbólico y el resultado es la disminución de la frecuencia de las relaciones sexuales.

¿Cómo prevenirlo?

Sacando a la luz los fundamentos de la pareja. Todo lo que no sale de nuestros labios grita en lo más profundo de nuestra alma… y se convierte en un síntoma.

¿Qué es una relación sana de pareja?

La que se desarrolla en conciencia: sé lo que espero de ti y tú sabes lo que esperas de mí para crecer juntos. Hay tres verbos claves cuando hay problemas con la pareja: hablar, hablar y hablar. Las parejas nunca hablan lo suficiente.

¿De qué tipo de problemas vienen las enfermedades de la piel?

Del contacto de la madre con el bebé. El cerebro del bebé registra que el contacto es seguridad, y cada vez que hay una ruptura de contacto la piel lo manifiesta. Pero el eccema. la psoriasis o el cáncer de piel tienen orígenes diferentes y muy precisos.

Hay gente que apenas come y engorda.

Si ni los regímenes ni el ejercicio físico han funcionado, a grandes líneas podríamos hablar de una inseguridad inconsciente que ha bloqueado el funcionamiento de la eliminación renal y acumulas agua.

¿Y si lo que acumulas es grasa?

Cuando me siento inseguro tengo que hacer reserva y a nivel psicofisiopatológico la grasa es el compartimiento de reserva del organismo. Pero también hay casos muy precisos como el del hijo que es programado como bastón de vejez. Para ser un buen bastón hay que estar fuerte, ser resistente.

Mucha gente padece dolor de espalda.

Cada vértebra tiene una significación particular. Vamos a coger lo más clásico: la quinta lumbar, responsable de la ciática o la lumbalgia que responden a la desvalorización de todos los que están al mismo nivel: pareja (en un 90% de los casos), amigos, hermanos…

¿Si la molestia es cervical?

Entonces el problema es el paso de la mente al cuerpo: personas que tienen proyectos y sueños pero que no consiguen realizarlos o que actúan pero su mente no está de acuerdo con lo que hacen.

Una pregunta

Desde que se licenció en Medicina ha perseguido una respuesta: ¿cuál es la verdadera naturaleza de nuestros síntomas, ya sean orgánicos, psicológicos o psiquiátricos?…

“Llevo tratando a pacientes 30 años y lo que he aprendido del ser humano se resume en una frase: ‘El inconsciente nos dirige en todo lo que hacemos, en nuestras acciones positivas y negativas’”. 

Sellam, con 28 libros sobre su experiencia clínica en el análisis psicosomático publicados en Francia, 13 en España y 6 en Italia, creó en Francia el Instituto para la Psicosomática Clínica para formar a profesionales. Ahora está creando en Barcelona la Fundación para la Psicosomática Clínica y Humanista.

Ima Sanchís (La vanguardia)

16 febrero 2014

CUELLO (Conflictos emocionales que pueden afectarle)



Es el canal de unión entre el cuerpo y la cabeza y, en el sentido metafísico, el cuerpo espiritual con el material. Es una zona de gran sensibilidad porque a través de él pasa todo lo que es esencial para el hombre. Desde la cabeza fluyen los pensamientos, las ideas, las órdenes, los deseos y descienden por el cuello (nuca) hasta el cuerpo. El cuerpo representa la acción, el gesto y los actos. También desde el cuerpo fluyen las emociones y los mensajes que son captados por el cerebro. Por lo tanto el cuello hace referencia a la comunicación en dos sentidos: de la cabeza al cuerpo y del cuerpo a la cabeza. Los dolores en ésta parte del cuerpo expresan nuestras dificultades para concretar nuestros deseos. Es decir, existe un desajuste entre lo que pienso y deseo y lo que hago con ello en realidad. Por ejemplo: pienso algo pero hago exactamente lo contrario; deseo algo pero alguien me lo impide o soy yo mismo quien me lo impido realizarlo.
Artrosis cervical: Conflicto de desacuerdo entre lo que pienso y lo que hago. “Pienso una cosa pero luego hago otra distinta”.
“Hago algo en contra de mis creencias”.
El cuello representa la flexibilidad, la seguridad y el conocimiento. La persona que está dispuesta a aprender y a experimentar y no se deja influenciar por actitudes negativas como “no puedo o no quiero”, no acumulará tensiones y problemas en el cuello, por el contrario se sentirá satisfecho con su actitud ante la vida y se sentirá seguro con sus ideas y sentimientos.
El individuo  que se mantiene en una actitud interna inflexible, que se niega a ver y a reconocer todos los  aspectos de una situación, de adaptarse o de dar muestras de humildad y no está dispuesto a cambiar, no le quedará más remedio que ponerse un collarín.
La injusticia, el temor al ridículo, a la humillación, a expresarse, la sobrecarga y el agobio, la actitud de intentar cambiar a otras personas, cualquiera de estos comportamientos erróneos nos ocasionarán dolores y problemas en el cuello.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
La flexibilidad, la movilidad y la naturalidad  para tener en cuenta otras perspectivas, otros puntos de vista, otras maneras de ver y de hacer las cosas; la seguridad y el conocimiento es lo que proporciona al cuello la fuerza y el equilibrio necesario.

Joman Romero
Autor del libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...