CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

21 septiembre 2008

“Eres lo que piensas”.


Se dice: “Eres lo que piensas”. Es verdad, ya que la calidad de nuestros pensamientos tarde o temprano se hace visible mediante nuestras palabras, nuestros comportamientos e incluso a través de las expresiones de nuestra cara. Las semillas de nuestras palabras y acciones es el pensamiento. Una afirmación simple pero muy precisa. Lo que hacemos, lo que decimos, lo que sentimos, todo tiene su origen en la mente. La energía de la mente humana es el pensamiento. Posiblemente es el mayor pero a la vez menos comprendido de los recursos energéticos del universo. Todo lo que está hecho por el hombre empezó primero por un pensamiento o una idea que vino de la mente, sea una idea de cosas banales, un descubrimiento científico o incluso una guerra. Primero hay un pensamiento, después se hacen los planes y finalmente ese pensamiento se exterioriza en la forma de palabras o acciones. El pensamiento es como una semilla, cada pensamiento produce su flor y su propio fruto. Es decir, los pensamientos pueden ser constructivos o destructivos, amorosos o rencorosos, de felicidad o depresión. Cuando somos capaces de entender y utilizar esta energía de la mente, entonces la podemos canalizar para producir aquellos “frutos” que nos proporcionan felicidad y bienestar. Así, que, ¿cómo revisarse y cambiar? ¿Cómo hacer que estas impresiones paren de crear automáticamente patrones de pensamientos y acciones negativas? La respuesta es utilizar el filtro del discernimiento en el ser. Cuando hay un objetivo que cambiar, para ser más positivo y mejor, la respuesta reside en uno mismo y no en ningún poder exterior. La reflexión, el estar atento, puede desapegarnos y hacernos observar los hábitos y cómo influyen al ser. Con práctica el discernimiento nos hace filtrar lo correcto de lo incorrecto e intenta poner sólo los pensamientos correctos en la mente. Es muy importante darse cuenta que tenemos este filtro en nuestro interior que nos permite obrar y tomar decisiones precisas y beneficiosas. La reflexión es la herramienta que debes trabajar para separar los flujos negativos y positivos que a menudo están enlazados y permitir que sólo los positivos entren en la conciencia y por consiguiente en nuestro obrar.

La Página de la Vida