CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

15 enero 2009

Los síntomas de la enfermedad





Hoy en día aún existe en la medicina científica la tendencia a confundir el síntoma con la enfermedad, que es lo mismo que confundir la pantalla con el proyector.
Así como la pantalla de un cine sólo puede reflejar lo que la cámara le envía, el cuerpo también es la superficie de proyección de la conciencia y todos los procesos y cambios de ésta se manifiestan en el cuerpo en forma de síntoma.
El cuerpo puede manifestar muchos síntomas distintos pero todos son expresión del proceso que llamamos enfermedad y que como hemos dicho, ésta siempre se produce en la conciencia de una persona.
Cada síntoma es, pues, portador de una información, de un mensaje sobre el estado de nuestra alma. Nos indica que tenemos un problema, que algo falla, que tenemos una carencia.
Cuando la conciencia se encuentra en un estado de armonía, la enfermedad no tiene razón de ser y no se manifiesta.
A cada síntoma físico, le ha precedido, un pensamiento, un sentimiento, una creencia negativa, algo que nos ha hecho sentirnos mal, que no podemos sobrellevar, algún asunto que hemos dejado sin resolver que puede estar relacionado con el miedo, el desamor, el resentimiento, la violencia reprimida, la inconsciencia o la irresponsabilidad.
Por eso los síntomas si aprendemos a reconocerlos y a interpretarlos, nos daremos perfectamente cuenta, de que siempre nos hablan de nosotros mismos, de nuestro interior.
Como es lógico y basándonos en el ejemplo anterior, no es posible cambiar el contenido de una película incidiendo sobre la pantalla.
La pantalla, como el síntoma, es sólo el efecto de una causa invisible. Nos muestra el guión, la fotografía, los actores; pero si queremos cambiar algo que no nos gusta, la pantalla no es el lugar, tendríamos que recurrir a la cinta y al proyector.
El síntoma también nos señala con un lenguaje personalizado qué desequilibrio tenemos a nivel de nuestra conciencia.
El nos dice con precisión, qué sobra o que falta, qué error estamos cometiendo y qué hemos de hacer para volver al estado de equilibrio llamado salud. Sería absurdo enfadarse con el síntoma o tratar de suprimirlo, porque lo que debemos de eliminar no es el síntoma sino la causa.
Por lo tanto, es muy importante saber distinguir entre enfermedad (plano de la conciencia) y síntoma (plano corporal).
Cuando comprendemos la diferencia nuestra actitud y nuestra relación con la enfermedad se modifica rápidamente; dejamos de considerar al síntoma como algo que nos molesta, como un enemigo al que hay que destruir lo más pronto posible y descubrimos en él a un aliado, a un guía, que puede ayudarnos a encontrar lo que nos falta, y así vencer la enfermedad.

3 comentarios:

  1. ¡Hola, Joman! Más claro no se puede describir. El ejemplo del proyector y la pantalla es muy bueno, por lo gráfico y fácil de entender.

    En mi experiencia anterior a mi etapa de sanador, sin embargo, veía la necesidad de trabajar todas las fases de la enfermedad: la causa, el propio proceso de génesis sintomática y el factor último y más visible (el síntoma).

    Esa necesidad surgió de la experiencia de que había procesos, no todos, por supuesto, que si se dejaba de trabajar alguna de las fases descritas anteriormente, el proceso entero se volvía a activar, como si hubiera una especie de autosuficiencia o autonomía de alguno de los pasos...

    Salud para ti y los tuyos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Joman, la verdad que lo has explicado muy bien todo, no hay nada que añadir...
    Muy buen post!
    un saludo
    Gianni

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar