CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

13 abril 2009

ACCIDENTES (Conflictos emocionales que pueden originarlos)






Se denomina accidente a un suceso no previsto, por lo que es normal que se consideren hechos fortuitos, producto de la mala suerte. Para mí, sin embargo, un accidente como una enfermedad, es un medio más que nuestro Maestro Interno utiliza para advertirnos de una conducta errónea que nos perjudica y de la cual no somos conscientes.
Nosotros no buscamos los accidentes, como tampoco buscamos las enfermedades; pero sin embargo, de todo lo que nos ocurre en la vida los responsables somos nosotros.
Nadie entra en contacto en la vida con algo con lo que no tiene que ver. Aunque, en principio, esta afirmación es desagradable, no por ello, deja de ser verdad. Debemos de familiarizarnos con la idea que una misma persona es agente y paciente, a la vez.
Un accidente puede producirse cuando una persona se siente culpable, se acusa de algo que ha pensado o ha hecho. El accidente es como un autocastigo, inconsciente, para neutralizar la culpabilidad.
En ocasiones nos autolesionamos para reclamar la atención y el cariño de los demás. Esta actitud, en la mayoría de los casos, proviene de la infancia. El niño se da cuenta de que cuando está enfermo o se accidenta, todo el mundo está pendiente de él; la madre le quiere más, el padre se ocupa más de él y de alguna manera se siente el centro de atención. Esta asociación se puede mantener siendo adulto e inconscientemente, podemos provocarnos accidentes en momentos de desánimo.
El miedo a tener que enfrentarnos a determinadas responsabilidades en la vida suele jugarnos malas pasadas; sobre todo si no nos consideramos personas valiosas, porque las cosas no nos salen como a nosotros nos gustarían, o no nos sentimos seguros, porque tenemos miedo a los resultados.
El tema de la agresividad también tiene mucho que ver con los accidentes. Me refiero a la agresividad descontrolada, cuando es ésta la que domina a la persona. Cuando la mente cree en la violencia es ésta la que atrae para sí.
En todos los casos de accidentes, bien sean de tráfico, domésticos, laboral, etc., lo primero que debemos buscar es el mensaje que nos trasmite para solucionarlo de una forma consciente y así evitar que el accidente se repita más veces y con el riesgo de mayor peligrosidad para el individuo.
Está demostrado que las personas que han sufrido alguna vez un accidente, son propensas a repetir en más ocasiones, y ello es debido a que han desoído la señal que le advierte del suceso y han continuado con el mismo comportamiento.
Por eso, en general, los accidentes son ocasionados inconscientemente y obligan a las personas a efectuar el cambio que ellos conscientemente se niegan a hacer.
Por ejemplo, en el coche como en la vida, uno puede “desviarse de su camino”, o “saltarse una norma”, un stop; o puede que no tenga tiempo para frenar....y atropelle a otro.
Puede que a uno le cueste seguir adelante en la vida, que sintamos que no avanzamos y venga otro que “no ve por donde va” y nos embiste por la parte trasera, etc.
Por otra parte, hay personas que no ven el peligro y juegan con fuego y por supuesto, acaban quemándose las manos.
Los hay que se precipitan en el futuro, tropiezan y caen rodando.
Y por último, se encuentran los accidentes que nos obligan a un cambio de vida drástico, como son las fracturas de los huesos, producto la mayoría de las veces, de una inflexibilidad extrema.
La rigidez de las normas, o de los propios principios nos impide adaptarnos a la vida, nos anquilosamos y los huesos pueden romperse. También puede producirse una fractura cuando tenemos pensamientos de violencia hacia alguien que para nosotros representa la autoridad, aunque no seamos conscientes de ellos. Como no podemos permitirnos llevar a cabo nuestra actitud agresiva, la violencia contenida se vuelve contra nosotros mismos.
Al final, el inconsciente nos obliga a que descansemos, a que orientemos nuestra vida adaptándonos al momento presente, que seamos más flexibles y a que se establezca la unión entre cuerpo, mente y espíritu.
Recomendaciones para recuperar la salud física emocional y espiritual:...