CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

24 septiembre 2009

OIDOS (Conflictos emocionales que pueden afectarle)





Es el órgano del sentido de la audición. Son la representación de nuestra capacidad de escuchar, de captar, de la receptividad y aceptación de lo que viene del exterior.
La facultad de oír es expresión corporal de obediencia y humildad, “escuchar a alguien”, “prestar oídos”, etc.
Los problemas del oído indican que tenemos dificultades en oír lo que ocurre dentro de nosotros mismos o a nuestro alrededor. Del mismo modo pueden hacer referencia a un conflicto de no poder atrapar el pedazo o bocado.
Oído interno: Cuando presentamos problemas en el oído interno, estamos viviendo separados de alguien a quién nos gusta escuchar o de algo que nos gusta escuchar. Se trata un conflicto de separación.
“Estoy separado o no quiero separarme de las palabras de…”.
Me siento agredido.
Lo que me dicen u oigo, agrede lo que yo pienso o siento.
Quiero separarme de estas palabras injuriosas y que me molestan en la comprensión de mi vida.
Oreja Derecha: “No oigo algo que desearía oír”. (Deseo contrariado)
Oreja Izquierda: “Oigo algo que no deseo oír”. (Acción contrariada)
Hay varios trastornos del oído interno causantes de mareos o vértigos, náuseas y pérdida auditiva. (Véase vértigos)
Dureza de oídos: Somos inflexibles, intransigentes e intolerantes. Nos negamos a escuchar cualquier tipo de recriminación. Nos sentimos superiores y creemos que lo hacemos todo mejor que los demás.
Otosclerosis: Puede manifestarse tras habernos sentido en peligro de muerte por causa de un “gran ruido” que nos deja sin respiración.
Síndrome de Meniere: Se trata de un aumento de la presión de los líquidos en el oído interno. Los mismos resentires de hipoacusia, acúfenos y vértigos.
Mareo en los transportes: Desacuerdos entre dos fuentes de información.
Ejemplos: Entre el mundo interior y mundo exterior. Entre lo que puedo controlar y lo que no puedo. Entre papá y mamá.
Oído Medio: El oído medio está lleno del primer vínculo con la madre: su voz.
Es un sentimiento de no poder pescar la información que me interesa.
Conflicto de falta de alimento emocional.
“No he podido captar la información por el oído”.
En niños: “No puedo lograr lo que quiero”. “No quiero lo que me dan, de esa forma”. “No logro que oigan lo que quiero decir”.
Puede ser que yo como niño, no consigo el amor, el pecho, el cariño de mi madre, no "la oigo" cerca de mí. Puede ser que no me compran un juguete que he pedido durante mucho tiempo, por lo tanto "no oigo que me hagan caso".
Conflicto que hace referencia a una falta de alimento o al exceso forzado.
“Tener que comer demasiado de una sola vez”. “No poder comer cuando hay hambre”. “Pasar del pecho al biberón, comer con la cuchara  y derramarlo, comer con la niñera, etc.”
Conflicto de no poder atrapar algo: “No haber podido captar una información importante por el oído”.
Oído derecho: conflicto de miedo a no poder atrapar el pedazo, el amor de la madre, la madre.
Oído izquierdo: estar inundado de información que hay que escuchar.
“No consigo tragar la información vital, nutricional”.
Huesecillos de la oreja: Los huesecillos son los primeros huesos que se osifican por completo durante el desarrollo, y al nacer se encuentran casi maduros. Entre las funciones de los huesecillos están: Trasmitir y amplificar el sonido, son el vínculo entre el aire y el líquido. Como todas las afecciones relacionadas con los huesos, nos hablan de una “desvalorización en la audición por algo que escuchamos”.
Colesteatoma: El colesteatoma de oído puede definirse como el crecimiento, en el oído medio, de tejido epitelial, éste tejido va creciendo y acumulándose progresivamente, a medida que va destruyendo el hueso circundante. Aunque su crecimiento es lento, si no se trata a tiempo puede destruir completamente las estructuras del oído medio y el oído interno. Los síntomas al principio son muy leves incluso inexistentes. El síntoma más frecuente es la supuración del oído, generalmente de olor fétido, pero indolora y, ocasionalmente con sangrado ótico. “Desvalorización en la audición por algo que escucha”. Ejemplo: Un adolescente que cada vez que le contaba algo a su madre, ésta siempre le rebatía, le menoscababa su confianza, le reprendía, etc. hasta que dejó de escucharle por no poder soportar más la desvalorización.
Sordera: “Yo me siento agredido por algo que me dicen”. Rechazo, terquedad, aislamiento, “no me molesten”.
¿Qué es lo que no queremos escuchar? Sobre todo aquello que puede afectar y hacer tambalear el tipo de vida que llevamos, pues no queremos cambiar. Preferimos cerrarnos a los consejos de los demás y sólo obrar a nuestro antojo.
Se trata de personas que siempre viven a la defensiva y no soportan oír críticas.
Debo aceptar que escuchar es una bendición y agradecerlo.
Debo comprender que escuchar puede ayudarme más que molestarme.
Debo amarme y aprender a expresar mis verdaderos sentimientos.
Trompa de Eustaquio mucosa: Son pequeños pasajes que conectan la parte superior de la garganta (faringe) con el oído medio. Normalmente se encuentra cerrada, pero se abre cuando una persona bosteza o traga, protegiendo así las delicadas partes del oído de los cambios bruscos de la presión del aire.
“No quiero que cambie la atmósfera.” “Rechazo los conflictos, las disputas.”
“No soporto la tormenta, las discusiones.”
Trompa de Eustaquio musculosa: “Sufro por mi oído medio y por lo que pueda contener, de modo que lo mantengo cerrado”.
Conflicto de tener miedo a hacer daño a alguien que percibimos por el oído, la voz de mamá.
“La protejo no quiero que le pase nada malo; está enferma; papá le grita, le pega; quiero protegerla”.
“Cuando me acerco a mi madre, tengo miedo; me protejo del miedo a mi madre, que quiere protegerme”.
Tímpano: “Atrapar la información necesaria”. “Separación por el sonido”. Falta de contacto auditivo.
Depende si la afección está situada en el oído izquierdo nuestro problema está relacionado con el símbolo masculino, paternal, o sobre “algo que no quiero perder”, referente al “pedazo”, y si es el derecho, con el símbolo femenino, maternal o sobre “quiero atrapar algo”, puede ser el bocado, la madre, etc.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
Los oídos son para escuchar tanto lo que nos gusta como lo que nos disgusta. Aprender a obedecer a la propia voz interna y también a las externas.
Escuchar con los oídos del corazón.
¿Qué es lo que no quiero oír? ”El no querer oír” conduce al “no poder oír”.
¿Por qué me niego a escuchar a cierta persona? En realidad lo que más te molesta  no es lo que dicen, sino tu percepción de lo que dicen.
¿Por qué hago “oídos sordos”? ¿Para evitar tener que obedecer o para no escuchar los problemas de tus seres queridos?



CONOCERNOS  ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?







Joman Romero