CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

07 mayo 2010

APENDICITIS


Parte contigua conectada al intestino grueso con forma de pequeño gusanito sin salida, de unos 8 centímetros de longitud,  aunque en algunos animales, como en los caballos, suele medir unos 80 centímetros y lo utilizan como despensa, cuando comen se llena y así tienen reserva de alimentos. En las personas la función del apéndice es simbólica y en la reserva (despensa) solemos colocar dinero, dulces, afecto, reconocimiento…, en los niños tiene mucho que ver con su dinero para comprar sus caprichos.
El sentido del apéndice es el de guardar alimentos. Para la biología el apéndice es un reservorio, una despensa donde guardar eso que podemos perder o gastar con facilidad. Es necesario disponer de una comida de reserva por si la necesitamos en un momento de urgencia.
La inflamación del apéndice nos expresa que hemos vivido un conflicto con respecto a dinero ahorrado, dinero guardado, despensa de alimentos en el hogar, etc. Por una u otra razón, nuestras reservas de "algo" han sido tocadas, vaciadas, robadas, por alguien o yo mismo he tenido que recurrir a ello por alguna circunstancia. Y puede ser una reserva pequeña, no necesariamente significativa.
“Me han quitado algo que tenía reservado para mí”.
En los niños, está relacionado con el dinero de bolsillo, “conflicto de hucha”, caramelos, paga semanal, etc.
“Tengo derecho a llevar algo de dinero en el bolsillo, pero en casa me lo niegan”. “Me privan, injustamente, de las cosas buenas”.
La apendicitis también puede aparecer después de un conflicto relacionado con un asunto desagradable, indigesto, una jugarreta. Alguien nos hace o nos ha hecho una trastada y es algo que no podemos “vaciar”, una situación a la que no le encontramos salida.
“Me han hecho una marranada, me han estafado y ahora no se cómo reaccionar ni qué hacer”.
“Me siento dejado de lado”.
“Miedo a la vida. Miedo a no poder tener más”. El flujo del bien está bloqueado.
En los niños, “me han castigado y se han pasado, no era para tanto; no puedo apelar ni defenderme”. No encuentran una salida.
Del mismo modo el apéndice puede inflamarse como consecuencia de un sentimiento de ira reprimida ante la pérdida del poder en un aspecto concreto de la vida, el cual ya nunca vamos a volver a recuperar.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual: