CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

05 agosto 2010

Alejandro Jodorowsky sobre la proyección

Frases de Alejandro Jodorowsky sobre la proyección:
“Quien siembra proyecciones cosecha enfermedades”. Todo lo que no acepto de mí mismo, lo proyecto fuera. “Todo lo que criticamos del exterior es aquello que no nos gusta de nosotros mismos. El mundo es como un espejo que nos refleja”.
¿Este mecanismo de proyección funciona con los objetos?
También nos podemos proyectar en objetos. Si mi abuelo se emborrachaba bebiendo vodka en un tipo de vaso de estos, lo veo y entro en un ataque de pánico, me da urticaria. Para ti este vaso será otra cosa. Proyectamos en los objetos nuestra historia. Por eso en la psicomagia se usan objetos. Porque son metáforas sobre los que proyectamos los conflictos.Yo iba a mi casa cargado de objetos, para ver si era posible a través de la metáfora tocar códigos profundamente inmersos en mi cerebro que no puedo tocar a través de la palabra.
Un cuento que explica los mecanismos de la proyección :
Se trataba de un yogui errante que había obtenido un gran progreso interior. Se sentó a la orilla de un camino y, de manera natural, entró en éxtasis. Estaba en tan elevado estado de consciencia que se encontraba ausente de todo lo circundante. Poco después pasó por el lugar un ladrón y, al verlo, se dijo: “Este hombre, no me cabe duda, debe ser un ladrón que, tras haber pasado toda la noche robando, ahora se ha quedado dormido. Voy a irme a toda velocidad no vaya a ser que venga un policía a prenderle a él y también me coja a mí”. Y huyó corriendo. No mucho después, fue un borracho el que pasó por el lugar. Iba dando tumbos y apenas podía tenerse en pie. Miró al hombre sentado al borde del camino y pensó: “Éste está realmente como una cuba. Ha bebido tanto que no puede ni moverse”. Y, tambaleándose, se alejó. Por último, pasó un genuino buscador espiritual y, al contemplar al yogui, se sentó a su lado, se inclinó y besó sus pies. Así como cada uno proyecta lo que lleva dentro, así el sabio reconoce al sabio.

1 comentario:

  1. Como te habrás dado cuenta en estos días he estado falta de tiempo, y no voy al día en la lectura de los blogs, cosa que me duele, porque siempre me aportan, pero entre el mucho trabajo, algún que otro problemilla de salud propio y ajeno y preparándome para las vacaciones, voy retrasada en todo, así es que ahora sólo paso para dejarte un saludo y decirte que me voy de vacaciones y a partir de septiembre volveré al ritmo habitual.
    Muchos besitos y hasta prontito.

    ResponderEliminar