CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

19 agosto 2010

¡Qué el mundo sea nuestra familia!



Gracias, gracias por darme este privilegio de estar con ustedes por algunos minutos. Y ¿qué quisiera yo que ustedes hicieran, ya que estamos hablando sobre la re familia?, sería que estiraran su mente un poco para realmente entender de qué se trata la familia. Así que tomen aire en una respiración profunda, por favor. Hagan una respiración realmente profunda, y luego respiren hacia fuera. Quiero hacerles una pregunta. ¿Mientras que respiramos ahora, hacia adentro y hacia fuera, ¿ven ustedes que estamos compartiendo la misma respiración? ¿Estamos compartiendo la misma respiración? Ahora, cuando respiramos, con cada respiración que usted respira hacia adentro, usted aspira en 10 a la fuerza de 22 átomos. Esto significa 10 seguido por 22 ceros. Eso es mucho material. Con cada respiración que usted respire hacia afuera, usted espira 10 a la fuerza de 22 átomos. Ésta es la misma cantidad al aspirar: 10 seguidos por 22 ceros. Y estos átomos están viniendo de cada célula de su cuerpo. Así que ahora mismo estamos compartiendo íntimamente nuestros órganos unos con otros. Espero que estén de acuerdo con esto.Walt Whitman, el gran poeta norteamericano, dijo, "Cada átomo que pertenece a usted también me pertenece a mí." Somos literalmente miembros no sólo de la misma respiración, sino somos miembros del mismo cuerpo. La diferencia entre las nacionalidades y los colores y las razas ocurre debido a las diferencias de temperatura y climáticas, y la posición del sol. Somos miembros de una misma respiración. Somos miembros de un solo cuerpo. En este momento usted tiene en su cuerpo por lo menos un millón de átomos que estaban una vez en el cuerpo de Cristo. Usted tiene ahora en su cuerpo por lo menos millón de átomos que estaban una vez en el cuerpo de Buda o de Mahoma. Pero estamos luchando en nombre de estos grandes profetas, cuando de hecho en este momento usted tiene a todos en su cuerpo físico. En apenas tres semanas atrás, los átomos de un cuatrillón, 10 seguidos por 15 ceros, han pasado a través de su cuerpo, que han pasado a través del cuerpo de cada especie viva en este planeta. Piensen en un árbol en África, piensen en un camello en Arabia Saudita, piensen en un taxista en Dacca, Bangladesh, piensen en un campesino en China, y ustedes tienen en sus cuerpos físicos materia que estaba flotando por allí sólo tres semanas atrás. En menos de un año usted recicla su cuerpo entero con el resto del universo. Entonces ¿de qué estamos hablando? Esto un proceso. ¿Ven esos árboles allá afuera? Son sus pulmones. Si esos árboles no respiraran, usted no respiraría. Este aire que estamos compartiendo es nuestra respiración. Esos ríos y aguas allá afuera son nuestra circulación. Y nuestros cuerpos y el cuerpo de la tierra están reciclándose en este mismo momento. No hay separación. Hay diferenciación. Lo qué hemos hecho equivocadamente es confundir ‘diferenciación’ con ‘separación’. Espero que ustedes sepan lo que significa diferenciación. Diferenciación significa cómo lo que es uno se convierte en muchos. Cuando usted comenzó su vida alguna vez, usted era una célula. Una célula. Esa célula se convirtió en dos, esa célula se convirtió en cuatro, la célula se convirtió en ocho. En 50 duplicaciones, solamente 50, usted ya era cien trillones de células, lo cual es más que todas las estrellas en la galaxia de la Vía Láctea. Y ése es usted ahora, esas cien trillones de células que vinieron a partir de una célula. Ahora, estas células del estómago no dicen, "¿Por qué debo digerir el alimento para el corazón; ¿qué hace él por mí?" Y el corazón no dice, "¿Por qué bombear sangre para todas esas neuronas que no hacen más que dar preocupación?" Las neuronas no dicen, "¿Por qué debo regular la presión arterial?" Ellos no dicen eso porque se dan cuenta que son miembros de un mismo cuerpo. Y aún así, son diferentes. Células del estómago, células del corazón, células del cerebro – Todas se ven diferentes, pero vinieron de esa única célula. Similarmente, nosotros no sólo somos miembros de un mismo cuerpo, no sólo somos miembros de un ecosistema. No sólo somos miembros de una misma respiración, no sólo somos miembros de un mismo campo de energía, no sólo somos miembros de un mismo campo emocional, nosotros somos una conciencia que se ha diferenciado en todas estas conciencias. Si realmente captamos eso, podemos solucionar todos los problemas del mundo ahora mismo, porque cualquier cosa que llamamos un problema ahora mismo, injusticia social, extrema pobreza, un mundo donde el 50 por ciento de la gente vive con menos de dos dólares por día, un mundo donde el 20 por ciento del mundo vive con dos dólares un día. Un mundo de injusticia social, un mundo de tribalismo y guerra y eco-destrucción. Todos estos problemas vienen de una equivocación que hemos incurrido en el intelecto, y ese error es que estamos separados. No existe la separación. Hemos malentendido lo que es diferenciación y lo que es separación. He estado escribiendo sobre Buda, he estado escribiendo sobre Jesucristo. Ahora estoy escribiendo sobre Mahoma. A medida que uno va más profundo en las enseñanzas uno se da cuenta que éstos eran seres universales. Eran seres universales porque han tenido una experiencia de lo que se llama unidad de conciencia. Ésta es la ‘no diferencia’ entre mí y el otro. Porque lo que está sucediendo ahora en mí es dependiente de usted. Si usted está emocionalmente desequilibrado, me hará estar a mí emocionalmente desequilibrado. Si usted es enfermizo yo seré enfermizo físicamente. Si se daña el ecosistema, mi cuerpo también será dañado, porque no hay separación. Usted no puede separarse del otro. Su bienestar es tan importante para mi bienestar que yo soy dependiente totalmente de su bienestar emocional, físico y espiritual. Así que, más vale que estés sano. Hay un pasaje en el Evangelio de Juan donde Jesús está hablando sobre ser un hijo de Dios. Acabamos de oír la canción “Somos una familia bajo de Dios" Él dijo lo mismo, pero la muchedumbre estaba tan enojada que recogió piedras y quería matarlo -- que es lo que estamos haciendo ahora. Así que dijo, "Muchos buenos trabajos les he mostrado, ¿por cuál de ellos ustedes me apedrean?" Y la muchedumbre dijo, " Te apedreamos no por los buenos trabajos que haces, sino por la blasfemia, porque siendo un hombre, se llama a usted mismo un hijo de Dios." Y Jesús contestó que era un buen rabino, que él era producto del Antiguo Testamento, que, a propósito, es la raíz de tres religiones. Ya sea usted del islamismo, o judaísmo o cristianismo, usted es el descendiente del Antiguo Testamento. Y así Jesús señala al Antiguo Testamento y dice, "¿No está escrito en su ley, ' ¿Dije, que ustedes son dioses'? Y si puede decirse de aquellos a quiénes vino la palabra de Dios [logos, el conocimiento, la concientización de Dios], entonces, ¿por qué me dicen que blasfemo porque me llamo un hijo de Dios?"Así que Jesús está hablando de lo que los judíos llaman el ruah. Es esa respiración que compartimos, el espíritu en el libro de la Génesis donde Dios hizo al hombre del polvo de la tierra y sopló/respiró en los orificios de la nariz el aliento de la vida, y el hombre se volvió un alma viva. Los musulmanes lo llaman ruh. Hay otras palabras para esto, pero suenan iguales. ¿Si digo Elohim en hebreo o Allah en árabe, cuál es la diferencia? Un pequeño acento es diferente. ¿Queremos ir a la guerra por eso? Los griegos le llaman pneuma, y los hindúes, prana, que significan respirar.Así que pienso que necesitamos ahora mismo un cambio en nuestra concientización, más que todo lo demás, porque, como dijo Einstein, "Nunca se solucionará ningún problema en el nivel de conciencia en el cual fue creado." Así que creamos guerras en un cierto nivel de conciencia. Creamos terrorismo en un cierto nivel de conciencia. ¡Y estamos intentando solucionar ese problema desde ese mismo nivel de conciencia cuando decimos ‘Guerra al terrorismo’! Es un oxímoron, y no significa nada. ‘La guerra al terrorismo’, ‘la guerra a la pobreza’, la guerra a las drogas’, ‘la guerra al SIDA’, éstas son metáforas de una mente violenta, que pertenecen a un pasado que ha terminado. Hoy no queremos hablar más sobre la supervivencia del más apto porque es peligroso. Una especie permanentemente victoriosa arriesga su propia extinción. El futuro pertenece a la supervivencia del más sabio. Como el gran profesor Jonas Salk, dijo, " La El criterio para la aptitud y para la evolución tiene que ser la sabiduría, si es que vamos a sobrevivir". Y la sabiduría es ese conocimiento que entiende nuestra inseparabilidad, que entiende que somos una sola vida, un solo cuerpo, un solo campo de energía, un campo emocional, una sola conciencia, un solo ecosistema. Si podemos trasladarnos a ese nivel de conciencia y tener una experiencia emocional y espiritual, solucionaremos los problemas del mundo. Hay bastante creatividad en este sitio, hay bastante inteligencia en este sitio, hay bastante amor y compasión en este sitio que si podríamos utilizar esto en el nivel global, todos los problemas que tenemos serán solucionados. Si usted quiere solucionar las Metas de Desarrollo del Milenio, comience consigo mismo, porque ninguna cantidad de pensamiento reduccionista, separatista, lo solucionará. Se ha intentado eso, ¿y cuán cercanos estamos? La India ahora exporta el alimento a Occidente y al Medio Oriente. ¿Por qué el 30 por ciento de los niños de la India todavía se van a la cama muertos de hambre? Es una vergüenza que en presencia de esta clase de creatividad, esta clase de riqueza que tenemos en el mundo, esta clase de abundancia, el 40 por ciento de los niños del mundo se van a dormir hambrientos. Acabo de leer en las últimas dos semanas pasadas un artículo sobre la medicina psicosomática que me pareció totalmente impactante. El artículo decía, basado en estadísticas en los EE.UU. [pero son estadísticas mundiales porque somos todos iguales], que hasta el 25 por ciento de los niños criados en este país, se les ha abusado físicamente, emocionalmente, verbalmente, o sexualmente. El veinticinco por ciento. Además, estos niños, 25 años más tarde, están contrayendo enfermedades autoinmunes tales como artritis reumatoidea, síndrome de Crohn (en intestino), y lupus sistémico porque sus cuerpos están inflamados de rabia. Sus sistemas inmunes no saben quién es amigo, y quién no es amigo. Sus sistemas de inmunidad están confusos, así que se atacan a sí mismos. Esto es lo que estamos haciendo: nos atacamos a nosotros mismos. Al atacar al otro nos atacamos a nosotros mimos, porque el otro es nosotros mismos. No hay ninguna separación aquí. Estudios recientes muestran también que cuando hay inflamación en el cuerpo, las células normales del cuerpo son reclutadas por las células de cáncer para ayudarles. Este es muy interesante: Digamos que una persona tiene cáncer y el doctor en su entusiasmo trata el cáncer dando mucha mucha quimioterapia o mucha radiación, lo cual causa lo que los médicos llaman ‘daño colateral’. Una vez que aquel daño colateral ha ocurrido, entonces las células normales se afiliarán a las células de cáncer para atacar el cuerpo, porque ellas han sido dañadas. De hecho, la inflamación es considerada ahora la causa número uno de enfermedades como cáncer, artritis, y enfermedades autoinmunes.¿Ve usted una analogía? Lanzamos una bomba en Iraq, o una bomba en Afganistán, y unas personas mueren y decimos que eso es el daño colateral. Esto es el daño colateral, pero miremos a las consecuencias de aquel daño colateral. La gente normal y buena que sólo quiere una vida buena y segura ahora se afilia a grupos terroristas del mismo modo que las células normales se afilian a las células terroristas que llamamos cáncer. No hay ninguna solución violenta a la violencia. Nunca ocurrirá. Si fuera posible solucionar la violencia con violencia, ya la habríamos solucionado hace tiempo. Tenemos que movernos a un nuevo nivel. Quiero preguntarles algo ahora. Si usted es sincero acerca de ello, entonces hágalo. Si usted no es sincero, entonces no lo haga. ¿Está usted es serio acerca de tener paz en el mundo? ¿Está usted seguro? Si lo está, ¿puede comprometerse en su vida a ser pacífico empezando ahora mismo? Entonces levántense ahora mismo. ¿Cuánta gente hay en esta sala? El mundo es más pacífico con 400 personas más ahora mismo.Mahatma Gandhi dijo, "Si usted quiere cambiar al mundo, tiene que ser usted el cambio que quiere ver en el mundo". Y ahora mismo usted ha dicho que quiere ser el cambio en el mundo. Ahora vaya y consiga a dos personas más que quieran hacer ese compromiso. Y dígale a aquellos que consigan a dos personas más. Y consigamos cien millones de personas en el mundo que digan, "Voy a ser una persona pacífica."Entonces este será un mundo pacífico, porque el mundo es una proyección de nuestra conciencia. La política pública y la política de gobierno vienen después. Incluso los líderes vienen después. Los líderes son expresiones simbólicas de nuestra propia conciencia. Hagamos un compromiso para ser el cambio. Hagamos un compromiso para hacer siquiera una pequeña diferencia en nuestras familias, comenzando con nuestra pequeña familia, que es nuestro marido, esposa, madre, padre, hijos. Pero entonces extendámosla, porque el mundo entero es nuestra familia. Y es lo que el gran Upanishads de India dijo, "El mundo es mi familia." Y ese es el mensaje que quiero darles hoy con la más profunda sinceridad de mi corazón. Hagamos que el mundo sea nuestra familia. Esta es las Naciones Unidas; eso es lo que significa esto.

Deepak Chopra
Discurso en el simposio de la ONU por el Día Internacional de las Familias, Sede Central, Nueva York, EE.UU. 18 de mayo de 2009




1 comentario:

  1. ..."Voy a ser una persona pacífica."Entonces este será un mundo pacífico, porque el mundo es una proyección de nuestra conciencia." ...
    Gracias Joman por compartir éste discurso.
    Sí, la realidad es nuestra proyección.
    Abrazo de luz, Mirta

    ResponderEliminar