CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

15 octubre 2010

BOCA (Conflictos emocionales que pueden afectar)


Es la cavidad del rostro que comunica con el aparato digestivo y con las vías respiratorias.
La boca es un órgano de incorporación, “atrapar el pedazo”, “quitar el pan de la boca” y de apertura. Nos permite saborear antes de tragar o de rechazar, comer, alimentarnos y  también expresarnos.
Mediante ella el cuerpo recibe las sustancias que necesita para funcionar: alimentos, agua, aire, etc.
Y por ella sale algo que nos hace posible la comunicación con los demás: la voz. A través de ésta podemos expresar nuestros pensamientos y sentimientos hacia el exterior.
Con la boca  podemos besarnos o escupirnos, dar palabras de ánimo o sembrar discordia, manifestarnos suave como un arroyo o duro como un trueno.
Así pues, se trata de una vía de doble sentido y, los problemas en esta zona expresarán uno u otro aspecto: una resistencia a lo que tomamos, a las experiencias desagradables de la vida  que “no son de nuestro gusto” y que “nos dejan un sabor amargo en la boca”; o bien un conflicto con nuestra expresión y capacidad para decir lo que queremos (conflicto de escuchar un insulto y no poder responder).
Las afecciones de la boca revelan una irritación, ya sea por aquello que ingerimos que no nos permite saborear la vida o por el modo como nos expresamos y tanto puede significar enfado hacia los demás, como hacia uno mismo.
Desvalorización en relación a la palabra, a la expresión.
Desvalorización porque no nos sentimos escuchados y es muy importante expresarse.
No puedo expresar un bocado. Por ejemplo, cuando nos vemos obligados a escuchar un comentario desagradable y no hemos podido responder.
La estomatitis (inflamación bucal): significa cólera no expresada, ira. No nos permitimos expresar nuestra agresividad.
Las mordeduras que nos hacemos en el interior de la boca o en la lengua, nos indican que lo que nos proponen o aquello que nosotros decimos no nos satisface. También  muestran que nos estamos refrenando para no expresar alguna cosa que preferimos ocultar. O bien, que nos sentimos culpables de haber dicho algo y, de esa manera, nos lo estamos reprochando.
Gingivitis o inflamación de las encías: Guardan relación con el bocado, “no puedo atrapar o retener el bocado”.
También se afectan por problemas de expresión; nos hemos sentido ofendidos por un comentario y no hemos reaccionado, no hemos podido responder.
“Palabras no dichas”. “Mi palabra no da la talla”.
“Deseos no expresados”. “No puedo expresarme”. “Si por lo menos lo hubiera dicho”.
Ulceración de las encías: “Si hablo, se entiende otra cosa. ¡Lo digo yo, no me creen! ¡Me tratan de mentiroso!
Las aftas expresan un arrepentimiento, un enfado con nosotros mismos, por haber hablado demasiado, por haber dicho algo que no tendríamos que haber contado. O bien, son el resultado de un enfado que rumiamos internamente por algo que hemos tragado a nuestro pesar o, por lo que no podemos decir, aún teniéndolo en la “punta de la lengua”.
En los adultos: Conflicto por no poder expresarnos: “No poder decir la verdad, me preocupa qué dirán”. “No poder revelar un secreto, me preocupa qué dirán”. 
Conflicto por no poder atrapar algo: “No puedo atrapar algo, me preocupa qué dirán”.
Comida: No poder comer algo, cuando en realidad queremos hacerlo (típico de las personas que hacen régimen).
Bocado que se ha perdido: “Quiero volver a recuperar el amor de mi pareja”.
Conflicto de separación de la palabra: “Es vital para mí saber lo que hay en la boca  del otro. No quiero que el otro se separe de lo que tengo que decirle”.
Las palabras no dichas, los deseos no expresados: “Escuchar un insulto y no poder responder”. “Las palabras me han herido, pero yo no he contestado”.
Problema de alguien introvertido que no quiere hablar de sus problemas e intenta minimizarlos: “No querer hablar de problemas, me preocupa qué dirán”.
En la mejilla izquierda: Conflicto relacionado con la familia.
En la mejilla derecha: Conflicto relacionado con la profesión.
En ambas mejillas: Verdad que no puedo decir.
En la lengua: Verdad que no quiero decir.
En los labios: Verdad que me atemoriza decir.
En las encías: Verdad acerca de mí, que me irritó.
En la garganta: Verdad acerca de mí, que no tragué. 
En los niños: expresan un conflicto de separación, comida, beso… están relacionadas con “no poder atrapar el pecho (amor) de mamá” por sentirse separados de ésta (trabajo, guarderías, etc.).
“No poder expulsar el bocado (es obligado a consumir un alimento, real o simbólico)”.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:...






Joman Romero
Autor del libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?