CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

04 enero 2011

TOBILLOS, esguinces o torceduras (Conflictos emocionales que pueden afectar)







Simbolizan nuestra estabilidad, movilidad y flexibilidad con respecto a nuestras creencias, a nuestra capacidad de decidir y de cambiar de dirección en la vida. En ellos también se refleja nuestra capacidad para recibir placer.

Se trata de la principal articulación de los movimientos relacionados con la dirección. Se articula con la tibia y el peroné, por lo tanto tiene una parte paterna y una materna.

Cuando se presentan síntomas en el tobillo, significa necesariamente que nos sentimos desvalorizados con respecto a la dirección que decidimos tomar, con el estilo de vida que llevamos, o por el rumbo que ha tomado nuestra vida. Cualquier daño en el tobillo, nos indica que debemos poner un alto a lo que estamos haciendo a diario y analizar lo que en realidad queremos hacer. Puede expresar que lo que hemos hecho hasta ahora o lo que estamos haciendo en éste momento, no es lo que realmente queremos hacer.

“Esto que hago no está bien”.

“Esta vida o ésta actividad que yo hago, no son lo que yo quiero”.

El tobillo de igual manera, simboliza a nuestra madre, nuestra relación con ella, la manera en que ella dirige nuestros movimientos, la forma en que nos hemos distanciado de ella, la forma en que ella nos indica el camino a seguir o la forma en que debemos cargar con ella, así que será necesario analizarla.

Conflicto de separación respecto a la madre.

Desvalorización por el movimiento o acción: por no poder correr, bailar, guardar el equilibrio, etc.

Conflicto de obstinación, por creernos más inteligente y no querer aprender de lod demás.

Conflicto por haber sido y ya no ser.

Parte exterior: nos expresa que estamos pensando en irnos, en mudarnos, en cambiar de profesión, de actividad, independizarnos, dejar el trabajo, renunciar, separarnos, divorciarnos, hacer otra cosa distinta, pero con un profundo sentimiento de RENCOR.

Parte interior: nos indica estamos pensando en irnos, en mudarnos, en cambiar de profesión, de actividad, independizarnos, dejar el trabajo, renunciar, separarnos, divorciarnos, hacer otra cosa distinta, pero con un profundo sentimiento de OBLIGACIÓN.

Las torceduras, normalmente están relacionadas con una situación o una vivencia “momentánea” que no resistimos y ante la cual, debemos mostrarnos más flexibles.  Nos ocurren en momentos de desequilibrio emocional, cuando nos sentimos obligados a tomar una dirección en contra de nuestra voluntad o cuando,  la posición que ocupamos en relación a los demás, no nos  conviene o no nos sentimos a gusto, pero nos falta valor para oponernos al criterio de los otros.

Desvalorización en la dirección que tomo o que no tomo.

“Hay una dirección o algo, que me imponen, y una dirección o algo distinto, que yo quiero tomar o hacer”. “No estoy tomando el buen camino”. “No voy por buen camino”.  “No estoy seguro sobre en qué pie debo apoyarme”. “He sido cogido a contrapié”.

La torcedura nos proporciona la justificación necesaria para detenernos.

Los esguinces de tobillo casi siempre están relacionados con una situación que ya llevamos tiempo viviendo y que nos disgusta enormemente. Nos advierten de que es mejor que hagamos un alto en aquello que estamos haciendo.

“Esto que hago no está bien”.

“Me está matando lo que hago”.

Para los diestros (al revés para los zurdos):

Tobillo Derecho: No poder tomar una dirección debido a la pareja, al padre o un socio, etc.

Conflicto en relación a mis valores fundamentales.

Conflicto de desvalorización en un contexto de separación de la madre o función materna.

Tobillo izquierdo: No poder tomar una dirección debido a la madre o los hijos. Conflicto en relación a la pérdida de apoyo.

Conflicto de desvalorización en un contexto de separación del padre o función paterna en fase de reparación.

Ligamento lateral externo: cuando hay dolor anterior puede indicar un conflicto relacionado con la vesícula biliar, puede expresar problemas de rencor, injusticias, cólera no expresada, etc.

Cuando el dolor es posterior, puede tratarse de un conflicto relacionado con el territorio, como el 5º dedo (meñique).

Ligamento lateral interno: Cuando está relacionado con el páncreas puede deberse a un conflicto de: “La dulzura, en relación a los hijos”.

Cuando afecta al bazo nos indica un conflicto de: “La preocupación, en relación con los hijos”.

Maleolar (fracturas): Conflicto en relación a la madre.

Conflicto relacionado con las decisiones, piso demasiado fuerte cuando no creo en la decisión que tomo.

Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:...



CONOCERNOS  ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?









Joman Romero