CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema. PARA COMPRARLO, PULSAD SOBRE LA IMAGEN

02 mayo 2012

INTESTINO GRUESO (Conflictos emocionales que pueden afectarle)



El intestino grueso es una parte del aparato digestivo, formada por el ciego, el colon, el recto y el canal anal. Es la zona donde finalmente absorbemos e integramos lo que hemos ingerido del exterior. Después los desperdicios (materias) son transportados y eliminados hacia el exterior  para evitar que el cuerpo se obstruya y se contamine. Su misión es evacuar lo que el cuerpo juzga inútil, superfluo, sucio.
Esto mismo debemos hacer las personas con nuestras experiencias: ingerirlas,  asimilarlas, aceptarlas, extraer la enseñanza y continuar adelante.
Las tensiones y las dolencias en éste órgano se manifiestan en aquellas personas que tienen dificultad para tomar distancia, para cicatrizar y para olvidar ciertas heridas, para evacuarlas y pasar página.
Los problemas en el intestino grueso nos hablan de una experiencia sucia (guarrería, suciedad, maldad, traición, mala jugada, etc.) que ha sido asimilada, en principio, pero que nos cuesta digerir, hacer avanzar y evacuar.
Según el lugar:
Colon ascendente: “guarrería” hecha por los padres o simbólica, hacienda.
Colon transverso: “guarrería” hecha por los colaterales, pareja, hermanas, hermanos, primos, etc.
Colon descendente: “guarrería” hecha por hijos, sobrinos, nietos.
Los pólipos  del colon son como nudos de penas y de enfados (guarrerías) que no hemos conseguido desanudar completamente.
El cáncer, que habitualmente se desarrolla sobre un pólipo que degenera, se manifiesta después de  un conflicto (a menudo relacionado con la familia) provocado por una acción vil, baja, ofensiva, una marranada; un asunto  demasiado “desagradable” para poder ser “digerido”, algo que no se puede “evacuar”.
A veces también puede contraer  esta enfermedad alguien que se siente “sucio” por estar implicado en una  cuestión de “posesión” (una pelea sobre dinero o alguna propiedad)  que le hace sentirse culpable.
Colitis: La persona soporta repetidamente cosas indigestas. Se soluciona una y empieza otra. Debido a ello no se produce tumor.
Rectocolitis hemorrágica: Se trata de un conflicto de contrariedad indigesta y de contrariedad extrema. Conflicto relativo a la línea de sangre: “porquerías en el clan, en la familia.
Colon irritable: “porquerías regulares, frecuentes”, una detrás de otra.
Recto Superior: Contrariedad que no llegamos a evacuar, expulsar. A menudo relacionada con la familia. Conflicto provocado por una acción aun más vulgar que el colon.
Recto inferior/ano: Conflictos de identidad dentro del territorio. “Estoy al límite, mi lugar no está dentro de este territorio”. Conflicto de separación y de pérdida en el seno de la propia familia: “Ya no se qué pinto en ésta familia, en ésta casa”. “En mi familia no se me reconoce”. Conflicto de rencor en el interior del territorio, porquerías que ocurrieron hace ya mucho tiempo y no las puedo soltar: “no quiero perdonar, lo guardo”.
Prurito anal: Conflicto de separación de mi caca, de mi identidad, de mi.
Joman Romero
Autor del libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...