CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

04 agosto 2012

PIES



Son el soporte sobre el que nos asentamos, nuestro punto de apoyo en el suelo, la base sobre la que nuestro cuerpo se sostiene para poder estar de pie, para desplazarse, para moverse, para ir hacia delante. Son nuestro contacto con la tierra (la madre tierra), con la vida, con los demás.
Los pies, por tanto, representan nuestras posiciones afirmadas y reconocidas y, como consecuencia, los criterios con los que regimos nuestra vida, nuestros ideales y nuestras convicciones.
Simbolizan el papel oficial que interpretamos, nuestras actitudes, nuestros apoyos en las relaciones, sobre todo suelen estar vinculados a la madre que nos cuida y que nos nutre y a nuestro arraigo. Por último, son también símbolo de libertad ya que nos permiten el movimiento.
Los pies nos muestran de qué manera avanzamos por la vida:
Unos  pies grandes  indican a una persona que en su infancia estuvo muy unida a su madre. Es posible que tenga cierta tendencia al materialismo.
Por el contrario, unos pies pequeños nos indican que el apoyo lo encontraba en lo paterno y puede tratarse de individuos atraídos por lo intelectual y lo espiritual.
Unos pies planos  corresponden a una persona que busca el afecto de la madre, cuando soy niño no quiero separarme de mi madre, necesito su fusión, busco el contacto con mi madre, necesito más contacto con ella o “me siento oprimido por mi madre y me someto porque no puedo escapar, me dejo hacer”.
“Me impide despegarme y me clava al suelo”. 
“Estoy aplastado por mi madre”.
El pie cavo: (con una excesiva bóveda plantar) asemeja a una persona que se acurruca y se repliega sobre si misma expresando así su necesidad de autonomía en relación a la madre. “Me resisto al agobio de mi madre”. “Quiero separarme de mi madre.”
Sin embargo, las personas con unos pies pesados están firmemente arraigadas al suelo, a la seguridad. Son personas de fiar, constantes y realistas y poco dadas al plano intelectual.
Pies calientes: Es el arquetipo de la dulzura, sinónimo de bienestar…A las personas que tienen los pies calientes les hubiera gustado que su madre fuese más buena, dulce, cálida, más amorosa.
Pies fríos: “Mi madre es fría, no tengo ganas de tocarla, porque su contacto es desestabilizante”.
Los individuos que caminan sobre las puntas de los pies  tienen un grave problema con la madre: “No la quiero ver, no la quiero tocar”. Al mismo tiempo tienen poco contacto con la realidad, no echan raíces en ninguna parte y son poseedores de grandes sueños, fantasías y enorme creatividad.
Caminar con los pies hacia fuera puede ser un signo de apertura, de extroversión; lo contrario, es decir, caminar con los pies mirando hacia adentro, nos hablaría de una persona tímida que tiene miedo a avanzar, “voy, pero no tengo ganas de ir”.
Por su parte aquellas personas que caminan apoyándose principalmente sobre su talón, como si fueran pisando huevos, tienen la tendencia de rehuir la vida ya que por la postura que adoptan son propensos a ser derribados hacia atrás fácilmente.
Los callos en los pies expresan nuestra necesidad de protegernos de nuestra madre. “Necesito protegerme de mi madre”.
Fascitis plantar: Cólera en relación a la madre o la función materna. Rabia reprimida. “No tengo derecho a expresarla”.
Dolor plantar, dureza: “Doy patadas en el culo para que los demás avancen. Estoy harto, abandono”.
Talón: Verse obligado a frenar en seco.
Tendinitis tendón de Aquiles: Permite la propulsión del cuerpo. “Desvalorización en la impulsión vivida en el presente” real o simbólica, y a veces es subjetiva.
La planta del pie representa a la madre, pero a nivel simbólico es la casa donde se encuentra la madre, la casa familiar.
Por tanto, los problemas en los pies hablan de los conflictos que cada uno tiene en relación con la madre, (puede tratarse también de una madre simbólica que protege, la  S. Social o las Ayudas Estatales) y de su posición frente al mundo. Nos indican que las posiciones que tomamos o mantenemos carecen de fiabilidad o de seguridad. Es propio de las personas que tienen miedo, de las que temen expresar sus propias opiniones, de las que no se sienten a gusto consigo mismo o no aceptan la posición que mantiene en ese momento.
También pueden expresar la percepción de no avanzar, de estar estancado, de dar vueltas entorno a lo mismo, quizás por no saber qué actitud tomar frente a una situación, por “no saber adónde ir”.

Cuando la tensión se manifiesta en el pie derecho, significa que tiene relación con lo femenino (o madre real) y, cuando se presenta en el pie izquierdo, tiene relación con lo masculino (o madre simbólica). 






Joman Romero
Autor del libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?