CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

07 septiembre 2012

AMÍGDALAS/ANGINAS (Conflictos emocionales que pueden afectarles)



Son como los centinelas que vigilan a las puertas de la garganta; forman parte del sistema linfático y, por consiguiente, son órganos de defensa para el organismo, de control de lo que entra, para determinar si lo que entra es bueno o malo para nosotros (aquí va incluida la noción de “pedazo, bocado”, que puede ser real o simbólico).
El sentido de fabricar más amígdala responde a la necesidad de protegerse mejor de los “pedazos tóxicos” que entren. Aunque también puede tener el sentido de bloquear un pedazo “bueno” dentro de la cavidad bucal y la garganta, para que no nos lo puedan quitar. 
El conflicto relacionado con las amígdalas, como la de todas las células  del sistema linfático es: desvalorización más angustia.
Conflicto de no poder tragar el pedazo, la presa, o no conseguir el objetivo.
-No poder atrapar o tragar el “bocado”. Entendiendo “bocado” como algo que estamos seguros que vamos a conseguir (casa, coche, un terreno, etc.) y nos lo quitan en el último momento.
Debemos tener en cuenta que ese propósito no solo hace referencia al plano material. Puede tratarse también de un “bocado” simbólico que creíamos tener atrapado, como por ejemplo: un viaje, un ascenso, un premio, una excursión, un aumento de sueldo, etc.
-Miedo a no tener el pedazo entero. (Ejemplo: un señor hace horas extras en su trabajo para irse de vacaciones con su familia, aunque no está seguro si conseguirá el dinero suficiente para llevarlo a cabo.)
-Espero conseguirlo pero se me puede escapar.
-Bloquear el  pedazo en la garganta para que no nos lo quiten.
-Acabaré atrapando el pedazo, pero se me puede escapar.
-Quiero conseguir algo y no puedo.
-No consigo tragar un pedazo.
-Me he tragado un bocado que no me conviene.
-No atrapar el bocado afectivo.
En los bebés, angustia por no poder atrapar la leche, la madre, la seguridad:
“Mi madre, su pezón, se me escapa, ya no puedo coger a mi madre, atraparla”.
En los niños: cuando se esfuerzan en el colegio o en su casa, sacando buenas notas o teniendo un buen comportamiento para atrapar el cariño de sus padres pero igual no lo consiguen.
En los adolescentes: “No poder atrapar el amor de sus padres, de un amigo o de un compañero”.
“Me gustaría salir con M…pero a ella le gusta J…, no la puedo atrapar”.
En los adultos: Está relacionada con mi miedo, mi rabia, mis emociones y creatividad reprimida, porque no me permiten ser "yo mismo". No recibo mi "bocado afectivo".
Amígdala derecha: Palabras que quiero decir y no puedo porque me las trago.
Deseos de atrapar algo.
Amígdala izquierda: Palabras que he dicho ya y que no quería decir, me arrepiento de haberlas dicho.
Querer escupir algo.
“Ya lo tenía y a última hora me lo han quitado”. “No consigo tragar un pedazo”. “Me he tragado algo que no me conviene”.
Del mismo modo la inflamación de las amígdalas (amigdalitis) expresan la ira y frustración causada por algo que nos está sucediendo y que no podemos tragar. ¿Qué situación o qué persona no “podemos tragar” en este momento? La mayoría de las veces está relacionada con algún miembro del entorno familiar o profesional.

Deberíamos aprender a defendernos, a afirmarnos en lo que somos y a luchar por lo que queremos. 







Joman Romero