CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

25 febrero 2013

DIENTES (Conflictos emocionales que afectan a los...)



Los dientes representan nuestra capacidad para expresar lo que pensamos y nuestra manera de “afirmarnos” o de “morder” en la vida. Morder es un acto de agresividad, de poder, una toma de posesión.
“No consigo decir lo que tengo en la cabeza”.
“No soy capaz de afirmarme o alguien me impide afirmarme”.
Una mala dentadura es señal de una agresividad contenida y de escasa vitalidad. Quien la padece evita los conflictos y carece de la capacidad de “hincarle el diente” a un problema. Le falta empuje para abrirse camino en la vida (“enseñar los dientes”) ya que se siente impotente e incapaz de defenderse.
Conflicto de desvalorización por “no poder morder”.
Podría morder, soy capaz de hacerlo, pero no tengo derecho a hacerlo, “me han educado demasiado bien”.
Conflicto de desvalorización, “por no ser capaz de morder”, porque uno se siente más débil.
Otros problemas dentales están relacionados  con nuestras dificultades para “ir hacia delante”, para tomar decisiones y eliminar los obstáculos que nos impiden avanzar.
Absceso: Un absceso dental o flemón, es un absceso localizado en una encía, debido a una infección en una pieza dental enferma o dañada.
El pus recoge lo malo o perjudicial acumulado, para poder expulsarlo. En este caso, se expulsa eso que nos impedía tomar una decisión (atrapar un pedazo en forma de decisión). Los restos de la batalla (infección) por esa decisión están siendo eliminados. Si volvemos a entrar en el conflicto el absceso puede perdurar. 
Decisión que no hemos tomado o que no hemos sabido mantener coherentemente. Contrariedad que aparece con ira y frustración, respecto a una decisión que me corroe por dentro y no consigo tomar.  Buscar el sentido del diente en el que aparece. 
La carie dental es la manifestación de un dolor interior profundo. Algo me roe hasta lo más hondo de mi ser, quizás porque no hemos sabido expresar a tiempo las palabras que deberíamos haber dicho o por no haber tomado la decisión adecuada en el momento oportuno.
Cuando afecta a la parte esmaltada, hemos vivido una situación en la que teníamos el deseo de “morder” a alguien y no lo hemos hecho porque “un niño bien educado no hace este tipo de cosas”.
“No tengo derecho a defensa, ni a ataque”.
Cuando afecta al hueso, conflicto de desvalorización al no poder o al no ser capaz de morder por sentirnos demasiado débil. De este modo nos bloqueamos y no podemos actuar ni manifestar nuestros deseos.
“No soy nada, ni siquiera puedo enfrentarme a los demás, para defenderme con uñas y dientes”.
Las caries también nos indican que tomamos la vida demasiado en serio y que nos impedimos reír.
Pulpa de los dientes: “No está permitido alimentar mi agresividad”.
Bruxismo o rechinar los dientes: El rechinar de dientes expresa una ira inconsciente que aflora a la superficie, una rabia reprimida que se expresa frecuentemente de noche. Como  no consigo tomar decisiones claras y precisas, el rechinar de dientes es la expresión física de mi tristeza y de mi agresividad reprimida.
Del mismo modo puede expresar nuestra tendencia a negarnos el placer en la vida: “Me niego el placer”.
Sarro: El sarro es un intento de protección. Se deposita principalmente en las encías de abajo, debido a que esta zona representa nuestra parte más frágil y más vulnerable. Las personas que fabrican mucho sarro son hipersensibles. Han venido al mundo en un clima de frialdad, de miedo, de angustia o de inseguridad.
Con el sarro tratan de cubrir y ocultar sus faltas y sus debilidades: "Así sentiré menos miedo".
Si el sarro aparece en la parte externa de las encías, está tratando de protegernos  de las agresiones que proceden de afuera (bofetadas, maltrato, humillaciones).
Si el sarro se deposita sobre todo en el interior, la persona no quiere sentir su debilidad, su pequeñez y cuanto necesita a los demás para satisfacer sus necesidades. 
El sarro es en general una "enfermedad" del adulto.
Si se manifiesta en el niño, es un signo de hipersensibilidad exacerbado contra el que el niño trata de luchar. ¿De qué o de quién trata de protegerse?
Hay quienes desarrollan sarro después de entrar en el colegio, tras una separación o aquellos que sufren de acoso escolar. "Estoy inmerso en un medio demasiado duro para mí". 

Dar  seguridad, confort y protección será entonces tan importante como quitar el sarro.
Aquí les dejo una información mucho más detallada extraída de ésta página: http://biosanat.es/?p=444
Se basa en la experiencia del Dr. Christian Beyer, licenciado en la facultad de odontología quirúrgica de Estrasburgo. Según el Dr. Beyer: “Es en nuestros dientes donde se lee El Gran Libro de la Vida”.
Es autor del libro: Descodificación dental. Publicado por la editorial Sincronía.
Cuando se sufre un conflicto emocional, éste impacta en nuestra psique, como ya demostró el Dr. Hamer. El impacto se manifiesta en una determinada área del cerebro. Según el área impactada, sufriremos una afección en un órgano u otro de nuestro cuerpo.
¡Pero, en este proceso encontramos que tenemos unos dientes que nos protegen! Antes de que se llegue a la afección del órgano, el diente descarga la información que ha enviado nuestra psique para amortiguar esta masa conflictiva. Gracias a ello, el peso del impacto es menor en el órgano. Sin embargo, si el conflicto perdura en el tiempo, ambas partes se irán sobrecargando.
Para los que no somos expertos en odontología, explicaré que la boca se divide en cuatro cuadrantes. Arriba, visto de frente a la izquierda (que en nosotros mismos representa nuestra parte derecha), es el 1r cuadrante. Arriba, visto de frente a la derecha, es el 2º cuadrante. Abajo, visto de frente a la derecha, es el 3r cuadrante. Finalmente, abajo a la izquierda tenemos el 4º cuadrante.
El 1r cuadrante representa al clan y la figura del padre.
El 2º cuadrante representa a la familia y la figura de la madre.
El 3r cuadrante representa el hogar.
El 4º cuadrante representa el trabajo.
Los dientes se empiezan a numerar desde los incisivos (el centro) hasta las muelas del juicio. Por tanto, el primer incisivo será el nº1; el segundo incisivo el nº2, y así hasta llegar al nº8 que es la muela del juicio.
Por tanto, el primer incisivo del 1r cuadrante será el diente nº11. La muela del juicio del 1r cuadrante, será la nº18. El canino del 2º cuadrante será el nº23. El primer número indica a qué cuadrante pertenece el diente, y el segundo número indica a qué diente nos referimos.
SIGNIFICADO DE CADA DIENTE:
11- Padre. El papel que tiene el padre.
21- Madre. El papel que tiene la madre.
31- Acción de la madre.
41- Agresividad masculina. Memoria de violencia.
Si el 11 y el 21 están separados, quiere decir que en nuestra genealogía había un padre y una madre que estaban separados, y esa persona arrastra la información por lo que ha vivido el mismo conflicto o lo ha vivido en sus padres.
Si uno de los dos está recto y el otro torcido, había un padre y una madre que no se miraban.
Si el 21 está más adelantado que el 11, había una madre que estaba por encima del padre.
12- Mi relación con el padre. Cómo me veo a mí mismo respecto a mi padre.
22- Mi relación con la madre.
32- La protección de la madre.
42 – La protección del padre.
11 encima del 12 es una memoria de un padre déspota, que está por encima de mí.
Una patología en el 32 es una memoria de falta de protección de la madre.
Una patología en la 42 es memoria de un padre déspota. Me tengo que proteger de él.
13- Representa las reglas, las leyes. Capacidad de obedecer.
23- Representa la moral, el bien y el mal. Tradiciones y costumbres. Capacidad de someterse.
33-Memorias de esclavitud, de servidumbre.
43- Cuando no está recto, memorias de caída (real o simbólica). Recuperar una propiedad.
14- Memoria de niño que se queda sin papá. Pérdida del amor del padre.
24- Conflicto de falta, de vacío, desconexión de la familia. Amor de la madre.
34- Memoria de pérdida. Amor de pareja.
44- Pérdida de hermanos.
15- Memoria de traición. Alguien traicionó o ha sido traicionado. Desesperación.
25- Memoria de engaño y de rechazo. Injusticia.
35- Memoria de rechazo.
45- Memoria de frustración. Tener rabia pos sentirse frustrado.
16- Nuestros sueños; lo que buscamos en la vida. Mi clan, mi padre, no se ocupa de mí.
26- Necesidad de ser una persona equilibrada. Habla de lo que quiero ser.
36- El reconocimiento,, los apellidos, los apodos. Memoria de niño abandonado. Extracción del útero. El hogar.
46- Deseo. Conflicto de la potencia masculina. Memoria de vergüenza. Mi padre siempre duda de lo que hago.
17- Exclusión del clan. Si las raíces están soldadas, hay memoria de exilio.
27- Pertenencia a la familia. Alianza familiar. La tradición.
37- El merecimiento; el rechazo. No valgo. Memorias de ahogo.
47- Memoria de destierro, de no poder volver. No ser perfecto. Sufrimiento por el éxito. Ser el primero, el mejor. Objetivo conseguido.
18- Cumplir el objetivo de vida. Obedecer al jefe.
28- Memorias de pecado con las leyes de la iglesia. Relaciones prohibidas moralmente. Asentir.
38- Memorias de penitencia, de perdón.
48- Conflicto con el pudor, con la sexualidad. Secretos (en la mayoría de casos, sexuales)
Mi identidad, lo que “yo soy” lo refleja el hueso basal.
Mis gestos, movimientos, lo que hago, lo manifiesta el ligamento dental.
Es importante destacar que cada enfermedad bucal nos dará la información precisa del conflicto que se vive.
Los programas transgeneracionales que hemos heredado se reflejan, especialmente, en las raíces. Si éstas están juntas, una encima de otra, hacia atrás, etc. nos darán información precisa.

(Véase Muelas)



Joman Romero
Autor del libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?