CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

30 julio 2013

OSTEOPOROSIS (conflictos emocionales que pueden provocar ésta afección ósea)




Disminución de la densidad del tejido óseo que presenta porosidades, hasta el punto de no poder realizar su función de sostén. (En ningún caso se puede corregir con el aporte de más calcio, pues no se trata de una pérdida de este mineral, el hueso tiene menos trama ósea pero la que tiene, contiene la cantidad correcta de calcio).
Desvalorización global lenta y paulatina de sí mismo. 
Conflicto por no sentirse apoyado/a dentro de la estructura familiar.
Conflicto de “haber sido y ya no ser” (sexualmente por ejemplo).
Desvalorización progresiva al envejecer. Así como vienen las cosas, es mejor desaparecer lentamente.
Conflicto de no poder acceder a mis dones naturales que con el tiempo se han ido borrando y ya no tienen ninguna utilidad.
Hay que tener en cuenta la parte del esqueleto donde se manifiesta: 
Osteoporosis de cervicales: Desvalorización intelectual.
Osteoporosis de cabeza de humero derecho: Desvalorización por conflicto de pareja (personas diestras) o madre/hijo (personas zurdas).
Osteoporosis de la parte derecha de la espalda: Desvalorización por conflicto de pareja (personas diestras) o padre/hijo (personas zurdas).
Osteoporosis de columna vertebral: Desvalorización central de la personalidad. Osteoporosis de cuello de fémur: Desvalorización por “no poder soportar una situación” o por “no poder llevar a cabo algo”
Osteoporosis del pubis: Desvalorización sexual.
Osteoporosis de la rodilla: Desvalorización deportiva o de sumisión.
Osteoporosis de pie y tobillo: Desvalorización por no poder moverse. Conflicto de dirección.
Osteoporosis de la mano: Desvalorización vinculada al trabajo o referente al padre.  
Pérdida de solidez, de identidad o de utilidad femenina:
“Estoy llegando a una edad en la cual no me puedo permitir ciertos lujos”. “Ya no soy atractiva”. “No seré nunca más tan bonita”. ¿Me querrá todavía mi esposo?
El tejido óseo siempre se afecta cuando una persona experimenta una inesperada pérdida de autoestima. Tal conflicto de desvalorización puede ser activado por una crítica insensible o injusta, por ser menospreciado, “he sido atacada, me han faltado al respeto y no me he sabido defender”; por fallar en el trabajo, por haber perdido nuestra identidad: “no ser lo que se era” (sexualmente o como madre) o por sentirnos sin apoyo, “no me siento apoyada por mi  familia”.
“Sentirse impotente en sus relaciones sociales”.
Tenemos el sentimiento de no pesar mucho en la vida y nos falta fuerza y valor para cambiar las cosas, para avanzar y para oponernos, lo cual se manifiesta en las fracturas.



Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual: