CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

07 enero 2015

VAGINITIS –VULVITIS-VULVOVAGINITIS


Se trata de un estado inflamatorio en estas zonas del cuerpo femenino, la vagina y la vulva, las cuales están relacionadas con el placer, con la capacidad de proporcionar y recibir placer sexual.
Cuando una mujer presenta cualquier problema en la vagina, quiere decir que ha vivido o que está viviendo un conflicto de separación, relacionado con su posición femenina con respecto a su pareja. Quiere decir que no disfruta la sexualidad plenamente o que su pareja le presiona sexualmente a hacer cosas que sexualmente no son agradables para ella. La vagina representa la vida sexual y cualquier problema en ella expresa frustración sexual.
De hecho, la aparición de estas enfermedades, son la excusa perfecta frente a nosotras mismas o frente a nuestra pareja, para “no poder” o “no tener”.
La mujer que padece vaginitis tiene emociones contenidas como la ira, la amargura o el rencor. Puede sentirse utilizada, manipulada o no valorada sexualmente.
Conflicto de separación, por no estar en contacto con la pareja, con el ser querido.
Frustración sexual durante el acto sexual.
También puede indicar culpabilidad sexual debido a creencias, o costumbres contrarias al disfrute del placer sexual; en esos casos en lugar de practicar el sexo por puro placer lo hace solo por obligación o por deber.
No darse el derecho de tener relaciones sexuales.
Asimismo puede manifestarse vaginitis cuando una mujer siente culpabilidad y vergüenza  por haber mantenido una relación ilegítima. Esta culpabilidad, consciente o no, lleva un castigo autoimpuesto “en el lugar donde ha pecado”.
“No debo atraer al macho”.
La inflamación de la vagina también puede reflejar miedo procedente de alguna experiencia antigua, más o menos desagradable, relacionada con la sexualidad.
El herpes vaginal: se manifiesta cuando la mujer siente culpabilidad y cólera respecto de su relación sexual.
El picor o comezón vaginal: muestra que algo me “pica” en la relación con el compañero. Separación del placer en el contacto sexual. Posiblemente con un leve sentimiento de culpa.
Conflicto de relación sexual forzada. Me siento manipulada, no valorada.
La vagina puede representar también mi privacidad. Por lo tanto una intromisión constante de familiares en mi casa o en mi vida, puede provocarme problemas vaginales.
Opiniones negativas de mi suegra o cuñadas. Intromisión de otros con respecto a mi vida privada, mi pareja, nuestra vida de pareja, etc.
“Dejo entrar la familia del otro que son unos…”
Glándulas de Bartolino: Pequeñas glándulas situadas en la apertura vaginal cuya función es la de segregar lubricante para facilitar la función sexual. También segregan feromonas.
La misión de estas glándulas es la de favorecer las relaciones sexuales, reproducción. En caso de sequedad, el sentido sería el contrario: no realizar el acto.  
Conflicto de contacto sexual no deseado.
Conflicto de culpabilidad respecto al acto sexual o sensación de suciedad.
“Los hombres son peligrosos, no puedo acercarme a ellos”.
“Debo rechazar el acto para castigar a la pareja”.
“Si me quedo embarazada, me despiden de la empresa”.
Conflicto de no poder o no querer mostrar nuestro deseo.
Conflicto de sequedad: Mi pareja es un “pedazo” de “cabrón” y quiero deshacerme de él.
Conflicto de bocado: necesito atrapar un “pedazo” de hombre.
Bartolinitis: Las glándulas se inflaman y se produce una obstrucción del canal de secreción.
Conflicto de rabia y frustración en relación a la sexualidad: No tenemos derecho a tener ese “pedazo” de hombre (frustración). Necesidad de que mi deseo sea reconocido y aceptado.
Conflicto de no poder culminar la unión carnal por no tener un hombre que nos pertenezca.
Rechazo a la penetración, es una forma de castigar a la pareja. No permitirse el acto sexual, por miedo o por creencias en su contra. Sentirse culpable por realizar el acto sexual.
Sequedad vaginal: Conflicto sexual vivido con culpabilidad: "No debo atraer al macho".
Conflicto de prohibirse o rechazar el placer. A veces es una forma inconsciente de querer castigar a la pareja.
En los labios mayores: Conflicto de relación sexual forzada. La persona se siente manipulada e infravalorada.
También puede indicar una prohibición autoimpuesta sobre las relaciones.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:...



CONOCERNOS  ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?



Joman Romero