CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

18 junio 2015

ACIDEZ O ARDOR DE ESTÓMAGO (Conflictos emocionales que pueden causarlo)


Como lo indica su nombre, el ardor de estómago es señal de que algo, una situación, un suceso, una persona me quema, me acidifica, me enfurece.
Detrás de una producción excesiva de ácidos se encuentra oculto un sentimiento de miedo, una tensión en el control del mundo material. Se trata de un hecho ocurrido recientemente. Estamos preocupados por alguna contrariedad familiar, profesional, financiera o judicial y no paramos de darle vueltas de una manera obsesiva. La situación me parece irritante, injusta y vivo interiormente impotencia: “un nudo en el estómago”.
“Soy ácido porque estoy invadido (a) por todos aquellos que me rodean. El exterior es amargo, me ataca y me pone en peligro”.
“No he sabido rechazar un exterior que me impuso una estructura, que ahora cohabita totalmente”.
Reflujos gástricos: En el caso de la hernia hiatal, una porción del tejido del estómago sobresale en el tórax y al llegar los alimentos al esfínter del cardias, éste no se cierra, por lo tanto, todos los ácidos gástricos suben y queman. Emocionalmente, ocurre que yo dejo abierto ese paso para "dejar entrar más alimento" (Esto es simbólico, porque se refiere a más alimento emocional").
Estoy en un sentimiento de “falta” terrible y dejo la “puerta abierta” para poder recibir más. Insatisfacción.
"Algo muy importante me falta, estoy abierto a recibir más".
"Quiero más amor, necesito más amor".
"Quiero alimento emocional más nutritivo".
“Estoy en un callejón sin salida y quiero salir”.
Tengo miedo.
Vivo con miedo.
Siento miedo.
Vivo amenazado por mis propios temores.
En la vida debemos de afrontar muchas situaciones conflictivas, muchos desafíos que nos ponen a prueba en cualquier momento.
Si no deseamos tragar y digerir lo que la vida nos pone en nuestro camino porque carecemos de confianza y seguridad en nosotros mismos para resolverlo, nos volvemos pesimistas y amargados.
Si no somos capaces de canalizar de un modo “sano” nuestro mal humor y nos lo tragamos, nuestro estómago se ve obligado a aumentar el ácido jugo gástrico para poder digerir nuestra propia agresividad. En definitiva, la acidez de estómago es una manera de agredirnos a nosotros mismos desde nuestro estómago por miedo a digerir nuestros problemas o las situaciones que no nos satisfacen, en definitiva, las nuevas impresiones que nos brinda la vida.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:...



Joman Romero
Autor del libro CONOCERNOS ¿Qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?