CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

09 octubre 2015

PULMONES (Problemas emocionales que pueden afectarle)



Los pulmones son los principales órganos de la respiración. En ellos es donde se realiza el intercambio gaseoso entre el aire y la sangre. Aquí es donde recibimos la vida individual, donde inhalamos la vida.
Los pulmones, pues, tienen una relación directa con la vida, con el deseo de vivir y con la capacidad  de vivir bien. También con la muerte ya que ésta se vive siempre en términos respiratorios: “Exhalo el último suspiro”.
Simbolizan el aliento vital; miedo a “quedarse sin aliento”. El contacto, la libertad, el intercambio, el espacio vital, se “asfixia” uno. 
La comunicación, el espacio de la palabra.
La alegría de vivir; la tristeza, las penas del pasado.
De hecho, la mayoría de las personas que padecen de los pulmones sienten una tristeza profunda en el alma que no pueden manifestar, que les quita el aliento y la palabra. 
Los problemas pulmonares  expresan nuestra dificultad en inspirar y acoger la vida en nosotros, por miedo, por impedimentos o por falta de capacidad para reaccionar y defendernos de las agresiones, reales o imaginarias, de nuestro entorno. Pueden manifestarse en momentos de tristeza, por desesperación o desánimo, o cuando sentimos que algo o alguien nos asfixia y nos impide aspirar la vida como deseamos.
Enfisema: Disminución o pérdida total de la elasticidad de los alveolos pulmonares. Desvalorización vinculada a la capacidad pulmonar: “no puedo, me falta el aire, el aliento”.
“Miedo de no poder respirar a causa de una enfermedad”. “Situación crónica de asfixia”.
“Miedo a ser despedido, a perder un trabajo”.
Pleura: Protección de los pulmones. Miedo a un ataque contra la cavidad torácica, contra los pulmones, por ejemplo: “Miedo muy profundo a lo que me sucede dentro”. “Miedo a que un golpe afecte a mis pulmones”. “Miedo a causa de un dolor en la caja torácica”.“Miedo a que el cáncer de mama afecte al pulmón”.
Derrame pleural: Necesito mis propios referentes, mis valores.
Inflamación de la pleura: Cólera, irritación.
Neumotórax: “Necesito espacio, libertad”. “Alguien me ataca”. “Me protejo del otro”. “No me siento protegido por mi familia”.
Alveolos: Conflicto de miedo a morir. “Tengo miedo a morir por asfixia.”
“Tengo miedo de que se muera alguien que está cerca de mi”.
Cáncer: Ha ocurrido algún suceso que nos ha hecho ver nuestra vida entera como un completo fracaso.
¿Vale la pena vivir para llegar a esto? 
Nos hemos sentido herido, humillado o decepcionado y sentimos que no vale la pena seguir viviendo. Puede estar relacionado también con la preocupación por un hijo o por una persona muy cercana, alguien que daba sentido a nuestra  vida,  a la que nos hemos entregado, en cuerpo y alma, y que nos está causando una gran pena.
Cáncer de alveolos y glándulas mucosas bronquiales:
“Conflicto de miedo a la muerte, miedo arcaico a la asfixia, miedo visceral.”
Bronquios: “Palabras injuriosas que invaden mi espacio.” “Conflicto de peleas o invasión en el territorio.” ”Miedo a perderse como territorio propio.”
Miedo por uno mismo: se manifiestan muchas manchas en los pulmones (en la imagen radiográfica se puede apreciar como una suelta de globos).
Miedo de que muera otra persona: aparece una sola mancha. Ejemplo: un familiar ha tenido un accidente y está en coma. Constantemente piensa que se va a morir.
Miedo a morir con sufrimiento: se presentan varias manchas en la parte alta de los pulmones que van disminuyendo conformen descienden.
Micro nódulos pulmón izquierdo: “Necesito territorio para mis hijos”.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual....


Aquí pueden adquirir la versión digital (Kindel) de éste libro:

Autor del libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?