CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

20 enero 2016

HIPERTENSIÓN (Conflictos emocionales que pueden causarla)

Cuando el corazón late bombea sangre hacia las arterias creando una presión que es necesaria para que la sangre circule por todo el cuerpo. Si esta presión supera los 140/90 mmHg se considera hipertensión o tensión arterial alta.
Como se trata de un malestar que afecta a la sangre, al corazón y a sus arterias y ventrículos, estamos hablando de conflictos emocionales relacionados con la casa (corazón)  y con la familia (personas con  la misma sangre).
Como  el resto de patologías, en las que está presente la sangre, nos  habla sobre conflictos de desvalorización, dentro del ámbito familiar.
Si alguien presenta hipertensión, significa que ha vivido o está viviendo un conflicto de desvalorización con respecto a su familia. Esto quiere decir que para su familia no es importante lo que hace, lo que es, cómo es, etc.
Se trata de una falta de reconocimiento hacia él, por parte de su familia.
Del mismo modo, también puede estar viviendo una situación en la que debe aguantar que personas que no le agradan permanezcan en su casa, lleguen a vivir a su casa e incluso que su familia se relacione con personas que no son de su agrado, como novias/os o esposos/as de sus hijos, parejas de sus hermanos, padres, etc.
Dichos conflictos se pueden vivir en masculino o en femenino. Dependiendo de cómo una persona vive su propio conflicto, afectará a un órgano u otro y mostrará síntomas diferentes.
Principalmente existen dos tipos de hipertensión arterial: la central y la periférica.
La hipertensión arterial central se vive en masculino y afecta a los ventrículos del corazón que se encargan de bombear la sangre con fuerza para que llegue hasta las extremidades más alejadas del corazón. Las personas que la padecen tienen las manos calientes y de alguna forma dejan todo el tiempo la puerta abierta, abro las puertas del corazón (casa) porque “Quiero que alguien se vaya de mi casa”.
En la hipertensión periférica (femenina): Las manos están frías. Las arterias que van al corazón son presionadas, para que la sangre no entre en el corazón o no salga de él. Corazón = Casa, por lo tanto: “No quiero que alguien entre en mi casa” o “No quiero que alguien se vaya de mi casa” Cierro puertas.
En este caso el conflicto está relacionado con restringir la entrada o la salida de los miembros de la casa: 
“Quiero que alguien de mi familia no salga de mi casa (corazón)”.
“Quiero expulsar a alguien fuera de mi corazón, fuera del clan o fuera de la casa”. “No quiero que éste/a entre a formar parte de mi familia”.
“Quiero cerrar las puertas a los miembros de mi familia que no me aman o que no deseo amar”.
Hay que tener en cuenta que para nuestro inconsciente ese miembro podemos ser nosotros mismos. En ambos casos siempre hay algo que impide que uno se relaje completamente, que haya situaciones de tensión sostenida en el ambiente o que esta tensión se refleje en el interior, porque las personas que padecen hipertensión suelen ser personas sensibles, con una gran actividad mental y con tendencia a dramatizar algunas situaciones.
El hipertenso suele ser muy emotivo y está influenciado por el pasado, el cual revive constantemente recordando heridas afectivas que no ha sanado, ni ha resuelto.
Tiene la sensación de estar amenazado con sufrir daño y cree que tiene que estar constantemente preparado para cualquier peligro. La hipertensión nos indica la gran tensión en la que vive debido a su afán de querer buscar solución a sus problemas, pero no puede encontrar una salida porque no se atreve a afrontar los conflictos, tiene dificultades para pasar a la acción.
Uno de los conflictos bloqueantes que va a impedir la toma de conciencia y el paso a la acción es justamente la noción de fidelidad familiar: ellos se preocupan mucho por la felicidad de sus seres queridos y se crean una gran “tensión” tratando de encontrar la forma de proporcionársela, lo cual dificulta a veces el poder hablar del tema y pasar a la acción, tienen miedo de herir a alguien o crear un conflicto.
Uno de los miedos asociado a la hipertensión es el de la muerte. El hipertenso tiene miedo de que le llegue antes de haber realizado su plan de vida. Al no saber cómo afrontar su inquietud, la descarga enfocando toda su atención en el mundo exterior, llevando una vida dinámica, tensa y de excesiva actividad, lo que le provoca un “aumento de la presión”.
Otros posibles conflictos emocionales que pueden producir hipertensión arterial son:
Conflicto de hacinamiento. Demasiada gente conviviendo bajo el mismo techo.
Conflicto de resistencia a  salir de casa, del territorio (a vivir al extranjero, a casarse…).
Necesidad de ir más lejos (pongo más presión, más fuerza para avanzar). Por ejemplo: “Debo ir a casa de mis padres para cuidar de mi hermano que está discapacitado”.
Conflicto masculino de tener que abandonar algo sin realmente querer hacerlo. Por ejemplo: Un funcionario que le trasladan a otro lugar de trabajo.
Conflicto de competitividad, necesidad de ser el mejor o ser el primero. Necesidad de poseer.
Conflicto de tensión en el clan. Especialmente si hablan de “tensión alta” en vez de hipertensión. Alta tensión en el clan.
Conflicto de equilibrio entre papá y mamá. Si las presiones sistólica y diastólica están muy separadas: “Quiero separar a papá y mamá”. Si están muy juntas: “Quiero juntar a papá y mamá”.
Conflicto con el amor. Amargura interior en relación al amor. He estado decepcionado por el amor y he cerrado el corazón.
Tal vez le engañaron y ya no cree en el amor o quizás se siente viejo para encontrar un nuevo amor, pero añora que "alguien" entre a su casa, a su corazón a su familia.
Haber perdido las referencias familiares (se verían afectados los riñones).
Me desvalorizo con relación a los demás.
No rotundo, a una situación que me niego a vivir.
Resisto para defenderme, he de pelearme, he de proteger a mi familia, a mi bebé, etc.
Hipertensión en las embarazadas. “No deseo que entre un nuevo miembro en mi casa (corazón). Inconscientemente siente que la llegada del hijo le puede ocasionar problemas o inconvenientes en su vida. Puede que la futura mamá tenga miedo a perder un trabajo, a no verse realizada, etc.

A pesar de todos estos datos referentes a la causa emocional de la hipertensión, a veces, su resolución se puede complicar, debido a que hay varios órganos que pueden estar involucrados, al mismo tiempo, como el corazón, el riñón, las suprarrenales y las arterias, siendo necesario un estudio más detallado.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
¿Cómo nos liberamos de nuestro viejo problema emocional?...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada